Las actividades extraescolares aportan muchos beneficios en la personalidad del niño y son una oportunidad para desarrollar habilidades donde no se incide en el colegio pero también puede casuar estrés infantil

A la hora de escoger las extraescolares es importante hacerlo con los peques teniendo en cuenta sus preferencias y su vinculación con lo que está haciendo. No deben plantearse como una prolongación del cole, sino como tareas a las que se ha comprometido y va contento.

A la hora de escoger el primer problema que se plantea es qué actividad elegir, la oferta en Castro es amplia.

¿Cómo escogerlas?

Las extraescolares se clasifican en:
Deportivas: fútbol, baloncesto, patinaje…
Creativas: música, teatro, pintura…
Académicas: idiomas, matemáticas divertidas, nuevas tecnologías…
Cada grupo con beneficios diferentes, es importante elegir en función a las circunstancias, capacidades y necesidades de los peques.

Actividades Deportivas
Favorecen la concentración, promueven un estilo de vida saludable y repercuten de forma beneficiosa en los procesos de aprendizaje. Los niños desarrollan valores como el espíritu de superación, el compañerismo, el autocontrol y la tolerancia a la frustración.
En los deportes de equipo se fomentan muchos valores y se ayuda a superar la timidez.

Actividades Académicas
Se apoya a los niños con problemas de aprendizaje y se refuerza lo estudiado en clase. Además, los alumnos con ganas de saber cosas nuevas sacian su curiosidad y en general, obtienen mejores resultados en todas las materias ya que se refuerza lo del aula de forma lúdica.

Actividades Artísticas
En las actividades de tipo artístico se potencian las destrezas manuales y la motricidad y se favorece la expresión de sentimientos. Los alumnos que se decantan por actividades musicales consiguen mejores resultados en el área de matemáticas ya que contribuyen al desarrollo de la creatividad e imaginación.

En ocasiones, los niños dejan de querer practicar una u otra actividad, y a los padres nos surge la pregunta de si debemos forzarles a ir, en mi opinión, si lleva muy poco tiempo apuntado se le debería animar a que continúe, pero si pasado ese momento sigue igual, no deberíamos forzarles.Es básico escuchar al niño para ver cómo se ha generado el problema, si le forzamos a ir estaremos creando una situación de estrés, justo lo contrario a lo que buscamos con las extraescolares.

Share This