Cambian las necesidades, pero las asignaturas que se imparten a los alumnos poco han cambiado. Quizás el sistema educativo podría emplear una parte del curso para educar a los alumnos en habilidades que sí emplearán a lo largo de su vida laboral y personal.

Es bastante habitual que alumnos brillantes terminen sus estudios con una sensación de pérdida de tiempo, y de no saber lo que quieren o no quieren hacer en sus vidas, incluso con una falta de habilidades sociales o personales que no les permite continuar avanzando en su carrera profesional.

El sistema de evaluación actual es un sistema desfasado, los jóvenes estudian para obtener un número que les permita aprobar o pasar de curso, pero no por el hecho de estudiar por el propio refuerzo que produce la adquisición de conocimiento y habilidades.

A continuación, os detallamos asignaturas con las que nuestros hijos podrían desarrollar sus habilidades.

TEATRO
“Integra al centro y las familias”

La práctica del teatro, por su valor formativo y humano, cumple con varios objetivos esenciales de la educación, ya que desarrolla y refuerza las capacidades individuales y las habilidades sociales de los alumnos, lo cual redunda en un mayor rendimiento en otras actividades académicas y en su mejor desarrollo personal.

Por otro lado, el montaje de una obra teatral supone una práctica educativa que extiende sus valores más allá de los alumnos que la llevan a cabo, puesto que es también una experiencia enriquecedora y formativa para los docentes y para aquellos que asisten y colaboran en la representación. En definitiva, se trata de un proyecto que logra hacer partícipe a todo un centro y a las familias, integrando así a toda la Comunidad Educativa.

 

ORATORIA
“Influye positivamente en los resultados académicos”

Hay estudios que indican que la forma en la que hablan y se expresan los estudiantes (incluidas las las de casa) influye en sus resultados académicos. A pesar de ello y de los beneficios que se consiguen, la oratoria en las aulas de nuestro país es mínima.

Beneficios
– Proporciona una mayor confianza en la persona al perder el temor de hablar para los demás
– Ayuda en la gestión de las emociones
– Se mejoran las habilidades sociales y pensamiento crítico
– Se trabajan los valores de la tolerancia y empatía
– Ayuda en el desarrollo de las habilidades de liderazgo…

 

INTELIGENCIA EMOCIONAL
“Relacionarse mejor con su entorno”

En nuestro sistema educativo no se contempla la educación en emociones. Cuando las personas llegan al ámbito laboral se encuentran que no saben comunicar sobre cómo se sienten. La forma en que nos sentimos, sin embargo, tiene mucho que aportar sobre lo que hacemos.

Esto es muy significativo si tenemos en cuenta que una persona que se encuentra a gusto consigo misma tenderá a rendir más. Además, la inteligencia emocional sirve para relacionarnos de forma más satisfactoria con nuestro entorno, entrenar la empatía y la asertividad.

 

HABILIDADES SOCIALES Y ASERTIVIDAD
“Mejora la relación con los compañeros”

Muchas veces nos encontramos con auténticas mentes brillantes que sin embargo, no saben relacionarse. En la mayoría de puestos laborales es mucho más importante la inteligencia emocional que la inteligencia cognitiva clásica.

Esto es así porque normalmente trabajamos con otras personas y por lo tanto, hay que intentar mantener una buena relación con ellos. Sin educación en habilidades sociales es difícil conseguir este objetivo.

 

EDUCACION SEXUAL
“Empodera a los jóvenes en la toma de decisiones”

Los jóvenes reciben información confusa y contradictoria sobre las relaciones y el sexo a medida que hacen la transición de la niñez a la edad adulta. Ello ha conducido a un aumento de la demanda por parte de los jóvenes de información confiable que los prepare para llevar una vida segura, productiva y satisfactoria.

La educación integral en sexualidad responde a esta demanda, empoderando a los jóvenes para que tomen decisiones fundamentadas en lo que respecta a las relaciones y la sexualidad, ayudándolos a desenvolverse en un mundo donde la violencia y las desigualdades basadas en el género, los embarazos precoces y no deseados, y el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) continúan planteando graves riesgos para su salud y bienestar.

La educación integral en sexualidad desempeña un papel esencial en la salud y el bienestar de los niños y jóvenes, y pone en relieve valores tales como el respeto, la inclusión, la no discriminación, la igualdad, la empatía, la responsabilidad y la reciprocidad.

 

Share This

Comparte esta pagina

Que se enteren también tus amigos!!!