Conciliación laboral

Conciliación laboral

En pocas semanas comienza la Semana Santa. Unas vacaciones que son muy deseadas por nuestros hijos para disfrutar estos días sin cole. Sin embargo, para nosotros, los padres, pueden ser días de frustración al no poder conciliar la vida laboral con la familiar.

En este número se analizarán las principales medidas de conciliación existentes, cuáles son sus ventajas y cómo todo ello repercute en la empresa y en el propio trabajador.

Beneficios que aporta
un trabajador feliz a la empresa

Los programas de conciliación son esenciales para garantizar una política y estrategia adecuadas que permitan a los trabajadores de una empresa acceder a las medidas organizativas o sociales necesarias para poder dedicar tiempo de calidad a su familia, amigos o placeres personales. Son el marco normativo, interno de la propia compañía, que articula las distintas iniciativas.

Tipos de programas
de conciliación laboral

La idea de impulsar programas de conciliación no pasa tanto por la imposición de normas a los empleados sino por ofrecer un marco laboral suficientemente flexible como para dar respuesta a las necesidades particulares de cada trabajador. Igualmente, por la parte del interesado, se espera que haga un uso responsable y maduro de estos privilegios, siempre primando la eficiencia de cada ventaja y en la medida justa para garantizar su conciliación entre las vida y la profesional.

Hay infinitas situaciones que pueden condicionar a una persona, e infinitos tipos de programas de conciliación. Sin embargo, las principales iniciativas en esta línea suelen incluir una o varias de las siguientes propuestas:

Horarios racionales y flexibles
Una empresa que apueste por horarios racionales es aquella que garantiza una jornada laboral que pueda conciliar perfectamente con la vida personal y familiar (por ejemplo, evitando acabar más tarde de las 18h o permitiendo salir al mediodía los viernes), así como el respeto máximo a las horas de descanso (no estableciendo reuniones fuera del horario laboral, evitando los correos innecesarios en tiempo de descanso…).

Por el otro lado están los horarios flexibles, en los que se da a los trabajadores la capacidad de organizarse -más o menos- libremente, estableciendo un marco de evaluación por objetivos donde se permite a cada individuo ajustarse a sus exigencias familiares sin que la empresa tenga que organizarlo previamente.

Reducción de jornada
Esta medida se usa normalmente para el cuidado de niños o personas dependientes, se trata de reducir el número de horas que ese empleado trabaja en la compañía (por ejemplo, trabajando 6 horas en lugar de 8 y en horario continuado de mañana o tarde) a cambio de la consiguiente disminución en su salario.

Esta clase de iniciativas pueden ser voluntarias o ampliadas por parte de las compañías, pero también son obligatorias en determinados casos según la legislación vigente.

Teletrabajo
Cada vez son más las empresas y los trabajadores que se apuntan a este modelo de trabajo flexible, basado en que cada trabajador tenga la libertad de trabajar donde quiera y no en un espacio fijo.

Este modelo favorece la conciliación de la vida laboral y familiar, lo que aumenta la felicidad del trabajador y se traduce en un aumento de su productividad.

Las ventajas del trabajo flexible no solo revierten en los empleados, sino que también lo hacen en sus empresas, sus jefes y en el entorno.

Un gran beneficio para las empresas reside en los costes que ahorran al tener que habilitar menos puestos de trabajo en sus oficinas.

Beneficios de
los programas de conciliación

– Aumento del compromiso y la vinculación de las personas con la empresa, lo que lleva a un mayor logro de objetivos
– Reducción del estrés y trabajadores más satisfechos, más creativos y en consecuencia más productivos
– Imagen positiva de empresa que apuesta por la conciliación
– Reducción del absentismo laboral
– Condiciones atractivas para captar y retener el talento
– Enriquecimiento personal y mejora de la salud de los trabajadores
– Menos conflictos familiares y menor distanciamiento intergeneracional
– Mejora de las condiciones de igualdad entre mujeres y hombres en el ámbito laboral, familiar y social.
– Fomento de la natalidad y mejorar las condiciones futuras de desarrollo económico y social.

 

CO-Responsabilidad

CO-Responsabilidad

¡hora del cambio!

Si alguna vez te has sentido o encontrado en alguna de estas situaciones es posible que sea necesario elevar el nivel de la corresponsabilidad en tu familia.

  • Haces listas de las cosas pendientes, pero nunca las cumples.
  • Sientes que el tiempo no te alcanza y te gustaría que los días tuvieran más horas y las semanas más días.
  • El fin de semana se ha volado y no has podido realizar aquella actividad que tanta ilusión te hacía y en la que llevabas pensado toda la semana.
  • A menudo tienes sentimientos de frustración, culpabilidad, ansiedad o tristeza por no poder realizar las tareas con la calidad y eficiencia de la que te consideras capaz.
  • Consideras que ves poco a tus amistades o familiares por falta de tiempo.
  • Te has preguntado, más de una vez, cómo se organizarán otras personas.
  • Te despiertas temprano o tienes insomnio pensando en las tareas que tienes pendientes.
  • Pasas de una tarea a otra, sin finalizar ninguna.
  • Vas corriendo a todos los sitios y muchas veces llegas tarde.
  • En el trabajo te acuerdas de lo que tienes que añadir a la lista de la compra y en casa de acuerdas del informe que te espera al día siguiente.
  • Tienes un papel con 10 tareas, seis de las cuáles podrían o deberían realizar otras personas.
  • Estás trabajando mientras otros miembros de la familia se encuentran descansando.
  • Tienes que cortarte el pelo pero no encuentras tiempo para ir a la peluquería.
  • Hace tres meses que no pisas el gimnasio, etc.

La lista puede ser infinita, seguro que se te ocurre alguna más …


Hacia el cambio y a por la corresponsabilidad

Con el cambio ganaremos mayor cantidad y calidad de tiempo libre y de ocio, mejoraremos nuestra salud física y psíquica —¡adiós al insomnio, a los dolores de cabeza y a las contracturas musculares!— y tendremos una imagen mejor de nosotras mismas ¡somos eficientes, somos resolutivas! Sin duda, este es el mejor tratamiento de belleza. Además, aumentaremos la autonomía individual de cada miembro de la familia, reforzamos el trabajo en equipo, el respeto de unos hacia los otros y ponemos en valor actividades “escondidas”.

10 claves para disponer de tu tiempo

Romper estereotipos de género
Nadie nace con tareas asignadas, ni nadie nace aprendido. No existen tareas de chicas ni de chicos.

No exigir la perfección
Sé paciente, el aprendizaje también tiene su recorrido.

Organizar el tiempo del que disponemos
Usar agenda para saber en qué lugar debemos estar y qué tarea tenemos que realizar en cada momento.

Controlar el tiempo asignado a cada tarea y respetarlo
Concentrarse en cada momento en lo que estamos haciendo con la seguridad de que terminaremos la tarea bien y a tiempo.

Usar una tabla de Covey
Diferenciarás lo importante y urgente de lo que no lo es. Múéstrala a los demás para que conozcan nuestro mapa de actividades.
Fomentar la corresponsabilidad
Repartir las tareas del cuidado del hogar entre tú y los demás miembros de la familia.

Educar a los hijos y a las hijas en valores de igualdad
Las madres y los padres debemos de ser buenos modelos de la corresponsabilidad.

Descansar
Descanso no sólo como una actitud pasiva sino también como la dedicación a aquellas actividades que nos gustan, nos motivan y nos hacen sentir alegres.

Aprender a decir “no”
Una negativa bien argumentada no tiene porque parecerle mal a nadie, ¡quédate tranquila!

Renunciar
Seguro que podemos con casi todo, pero no con todo a la vez. Es necesario buscar un tiempo o una época para cada objetivo.


Planificar bien el tiempo estival: Descanso, diversión y actividad

Planificar bien el tiempo estival: Descanso, diversión y actividad

Se acerca el verano, y los escolares se disponen a disfrutar de un merecido descanso. Los pedagogos subrayan la necesidad de que los niños descansen durante el período vacacional para desconectar de la rutina y hacer acopio de fuerzas de cara al próximo curso. Sin embargo, también advierten del riesgo que supone para los niños que el verano se convierta en un tiempo de absoluta inactividad, lo que conllevaría un retroceso con respecto a los avances logrados con el trabajo y esfuerzo a lo largo de todo el curso.

El verano da para mucho y no debemos reducirlo a pasar horas y horas de inactividad, sentados delante de la televisión o de otras pantallas. Por eso, la pregunta que nos hacemos muchos padres es cómo podemos ayudar a nuestros hijos a aprender, a aprovechar el tiempo y a divertirse durante el periodo estival.

Es cierto que las vacaciones de verano son mucho más prolongadas en los niños que en los padres si éstos trabajan. Luego la primera pregunta que nos tenemos que hacer es si podemos pasar la totalidad de las vacaciones de nuestros hijos con ellos. Si es así, será bueno planificar un horario con actividades de diversa índole con el triple objetivo de descansar, divertirse y realizar actividades que enriquezcan a nuestros hijos y a la familia.

En ese horario debemos sacar tiempo para que nuestros hijos descansen en casa con un horario más flexible que el del período escolar. Este descanso no significa inactividad, sino cambio de actividades. Evidentemente las actividades serán más relajadas: entretenerse con los juguetes que en la actividad del curso no han tenido tiempo de disfrutar, jugar con los hermanos o familiares. Es muy interesante que los hermanos interactúen entre ellos, hablen y aprendan juntos.

Asimismo, es conveniente que los padres organicemos un ratito del día para hacer las tareas escolares. La experiencia nos dice que si se dejan para el final, o no se realizan o no son tan efectivas- al no crear el hábito en nuestros hijos de trabajar con regularidad y al no lograr la calidad recomendable-. Hay que enseñar a los niños- también desde casa- a trabajar bien, a reflexionar, a esforzarse, a hacer pequeñas tareas intelectuales en consonancia con su edad.

Otra actividad de ocio que pueden desarrollar en casa es la utilización de la televisión u otras pantallas. Como en el resto de tareas, es buena la planificación. ¿Cuánto tiempo les dejamos con estas herramientas? Obviamente no pueden estar delante de las pantallas todo el tiempo que quieran. A partir de una hora, dicen los expertos que es bueno cambiar de actividad. Es valioso que, cuando decidamos el horario, analicemos previamente los programas o juegos que van a utilizar.

El buen tiempo hace que los niños quieran pasar más rato al aire libre para practicar deportes, jugar en los parques, ir a la playa o la piscina. Es preciso que los padres les facilitemos estas salidas. Del deporte se aprenden una serie de virtudes muy interesantes desde el prisma educativo y formativo, y el aire libre es muy recomendable desde el punto de vista de la salud.

En el caso que no pudiéramos pasar totas las vacaciones de los niños con ellos, sería bueno analizar alternativas: ¿qué persona es la más indicada para atenderles? Si son los abuelos o un familiar sería bueno que les traslademos también una planificación. Si es una cuidadora, evidentemente, también.

Otra buena solución son los cursos de verano o actividades de ocio que organizan colegios u otras empresas, con una serie de actividades específicamente diseñadas para los alumnos de Infantil y Primaria que aúnan diversión y conocimientos específicos. La oferta es muy amplia, y cómo en todo habrá que meter cabeza para ver cuál conecta más con las necesidades concretas de nuestros hijos.

Como conclusión decir que podamos compartir la totalidad del tiempo estival con nuestros hijos o no, no olvidemos que para nuestros hijos “los padres somos el mejor juguete” y “las mejores vacaciones son las que compartimos con ellos” por lo que aprovechemos estos momentos para educar y crecer junto a nuestros hijos.

Ana Camiruaga Trigueros
Coordinadora Primaria
Colegio Ayalde

Adaptación a las vacaciones escolares

Adaptación a las vacaciones escolares

Alternativas para conciliar en verano

Acaban de terminar 7 días sin cole en mayo, y ya estamos en junio con clase solo por la mañana y en unos días ¡Vacaciones de verano!, ya es hora de organizar nuestras vacaciones a la de los niños o pensar qué hacer con ellos durante todo este tiempo estival.

Sin entrar en polémicas que si hay que reducir los períodos de descanso escolar, las vacaciones son buenas y necesarias para los niños. Cada estímulo que reciben, ya sea físico o intelectual, favorece su desarrollo cognitivo. El poder jugar en libertad y desarrollar su creatividad y autonomía a su ritmo es fundamental para construir su personalidad.

Alternativas
para conciliar en vacaciones

Hay que buscar soluciones para que los menores se queden atendidos. Es complicado pero siempre hay alguna opción que podrá adaptarse a la situación de cada familia:

Los abuelos
Es la solución a la que más recurren los padres, y también la más barata, siempre que estén relativamente cerca del hogar o el lugar de trabajo. Tanto como con los abuelos o con otros familiares cercanos los niños están bien atendidos y los horarios de trabajo están cubiertos.
La niñera
Es una opción adoptada por muchas familias que no tienen a los familiares cerca o disponibles.

Guarderías infantiles
En Castro, las guardes hacen colonias de verano y están abiertas durante todo el período de vacaciones, con distintas actividades y servicio de comedor

Campamentos Urbanos de verano
Suelen ofrecer actividades en el mismo centro de estudio de los niños desde el fin de las clases hasta el mes de julio, por lo menos en horario de mañana, y esto ya supone un desahogo.

Actividades lúdicas-educativas
Vienen muy bien para aprender inglés, manualidades, música, teatro, o practicar deportes.

Turnos rotativos
en el trabajo de los padres
Sería no coincidir las vacaciones del padre o la madre para abarcar todo el periodo vacacional. Con esta opción se logra conciliar con los hijos, pero no con la pareja.

Si eres autónomo (opciones)

Trabajar mientras ellos duermen
Los adultos no necesitamos tantas horas de sueño como los niños y podemos sacrificar unas horas para adelantar trabajo mientras ellos descansan.

Trabajar mientras ellos juegan fuera del hogar
Si tienes que desplazarte fuera y trabajar con el ordenador en el pueblo o en la casa de vacaciones, también puedes aprovechar mientras ellos salen a jugar o van a la piscina. Esto siempre que sean independientes o puedas dejarlos con un familiar o amigo.

Teletrabajo
Bien si estás en una oficina o en un coworking y tienes la opción de trabajar desde casa esos días laborales que los niños están de vacaciones es una buena opción. El rendimiento es menor pero tampoco te quedas parado.

Teletrabajando en vacaciones 😉

Llevarte a los hijos a la oficina
Si tienes un despacho propio donde no molestes al resto de trabajadores puedes seguir trabajando en tu espacio habitual.

¿Se te ocurre alguna alternativa más? Cuéntanosla.
En este nº se detallan distintas opciones para conciliar, y que se actualizarán puntualmente en este enlace:

Colonias de verano en Castro y alrededores

Teletrabajando en vacaciones ;-)

Teletrabajando en vacaciones ;-)

Que sean vacaciones para la familia no significa que necesariamente lo sean también para los teletrabajadores. Lo más probable es que estos días se los pase trabajando, quizás a menor ritmo, pero trabajando al fin y al cabo.

Un caso aparte es si no vamos a salir de casa. Aquí se corre el peligro de ir aplazando tareas para estos días de vacaciones y al final nos encontramos que tenemos más trabajo acumulado del que nos gustaría. Lo ideal es tratar de desconectar de temas laborales y dejar para la vuelta a la actividad todo lo que no sea urgente.

A veces uno de los grandes problemas del teletrabajador es su incapacidad para desconectar, ya que es muy complicado no echar un vistazo al correo, un mensaje del móvil, que no se te ocurra una idea feliz, etc. Al fin y al cabo tu trabajo lo haces desde casa y tienes todo lo necesario para ponerte a ello en cualquier momento.

Al tener más tiempo libre se tiende a extender su duración para que ocupen muchas más horas de las que lo harían si tenemos una fecha límite. De esta forma, casi sin darnos cuenta hemos estado todas las vacaciones trabajando.

Debemos organizarnos si trabajamos en casa y encontrar tiempo para nosotros, debemos que encontrar momentos de desconexión para desconectar nuestra mente y que la vuelta a la actividad nos concentremos mejor.

Condiciones necesarias para conciliar

Condiciones necesarias para conciliar

Sólo un 11% de los trabajadores tiene flexibilidad horaria en su trabajo lo que hace muy difícil que se den las condiciones necesarias para poder conciliar la vida en familia con el trabajo.

Existe una situación de irregularidad en lo que a la vida laboral se refiere. Según el Estatuto de Trabajadores, las empresas no pueden hacer que sus trabajadores, pasen más de 40 horas a la semana en el trabajo. Esto es, 8 horas al día si trabajas 5 días a la semana. El convenio colectivo, además, permite ampliar la jornada laboral a 9 horas diarias. Esto siempre que respeten tu tiempo de descanso.

Sin embargo, esto no siempre es así, los horarios en las empresas privadas no se cumplen al 100%.

Otro de los aspectos que se indica en el Estatuto es que, además de tus horarios, la empresa debe darte un tiempo de descanso de 15 minutos si trabajas más de 6 horas al día. Y también han de pasar 12 horas de mínimo entre el final de una jornada y el comienzo de otra.

En caso de jornada partida, según la ley, debes contar con entre 1 y 2 horas de descanso para comer, con lo cual al final da la sensación de que estás todo el día fuera y ves a tu familia cuando puedes, no cuando quieres.

Conciliación
laboral y familiar

Conciliar la vida laboral con la familiar es cada vez más difícil, además de tus horarios del trabajo, debes tener en cuenta el de los colegios, que lo más habitual es que coincida su hora de salida con tu horario de trabajo. Si tienes más de uno, puede que ni siquiera coincidan los horarios entre ellos.

El resultado es que no puedes ir a recogerle/s y, en muchos casos, puedes verte en la obligación de tener que dejarle en el comedor o contratar una niñera que te ayude, este tipo de situaciones hacen que la vida familiar se encarezca, y se haga mucho más difícil poder ahorrar. Los permisos de maternidad y paternidad en nuestro país son otros de los puntos más débiles a la hora de conciliar la vida familiar y profesional. En primer lugar, porque ocupamos el octavo puesto por la cola entre los países en Europa con peores condiciones cuando se tiene un hijo. Eso significa que madres y padres se incorporan muy pronto al trabajo y deben dejar a su hijo con una niñera o en la guardería. Además de dificultar la vida familiar, la encarece una vez más.

Consejos para llevar
una mejor conciliación
de la vida familiar
y la profesional

El trabajo ocupa muchas veces tu vida y te ves estresado. Sin embargo se pueden poner algunos remedios, así que toma nota de estos consejos de la revista Forbes para conseguir una mejor conciliación entre tu vida personal y profesional.

Siempre hay tiempo libre. Por poco que sea, lo tienes que aprovechar. Tienes que hacer cosas para ti, que te saquen de la familia y del trabajo por un rato. De esta manera coges con más ganas la vida en casa y la vida en el trabajo.

Que tus actividades también sean obligatorias en tu rutina. No dejes de ir a tu actividad favorita por trabajo. Tus clases de baile o tu gimnasio es igual de importante que tu trabajo y forma parte de tu vida.

Elimina aquello que consuma mucha energía. Si has empezado a practicar algún deporte que te consuma demasiado y llegas a casa que no puedes ni moverte es contraproducente, ya que no serás capaz de pasar tiempo con tu familia, compartir momentos, etc. Ese tipo de actividades, en caso de que te superen, mejor eliminarlas.

Horarios realistas. Organiza y planifica tus días con cabeza.

La importancia de un buen descanso. Cuando llegas a casa del trabajo y tienes que hacer frente a todas las tareas familiares, has de tener un rato para ti y descansar.

Deja todo lo que te relacione con el trabajo a un lado al salir. Que la gente sepa que cuando dejas de trabajar cambias el chip. Si tienes un móvil de trabajo, desconéctalo.

Si hay algo realmente urgente te pueden llamar al personal.

 

Como ves, la conciliación familiar y laboral es bastante complicada, pero cambiando unos pequeños hábitos, puedes conseguir que al salir del trabajo, realmente empieces una vida personal con tu familia. Toma nota de estos consejos y ponlos en práctica.