¡hora del cambio!

Si alguna vez te has sentido o encontrado en alguna de estas situaciones es posible que sea necesario elevar el nivel de la corresponsabilidad en tu familia.

  • Haces listas de las cosas pendientes, pero nunca las cumples.
  • Sientes que el tiempo no te alcanza y te gustaría que los días tuvieran más horas y las semanas más días.
  • El fin de semana se ha volado y no has podido realizar aquella actividad que tanta ilusión te hacía y en la que llevabas pensado toda la semana.
  • A menudo tienes sentimientos de frustración, culpabilidad, ansiedad o tristeza por no poder realizar las tareas con la calidad y eficiencia de la que te consideras capaz.
  • Consideras que ves poco a tus amistades o familiares por falta de tiempo.
  • Te has preguntado, más de una vez, cómo se organizarán otras personas.
  • Te despiertas temprano o tienes insomnio pensando en las tareas que tienes pendientes.
  • Pasas de una tarea a otra, sin finalizar ninguna.
  • Vas corriendo a todos los sitios y muchas veces llegas tarde.
  • En el trabajo te acuerdas de lo que tienes que añadir a la lista de la compra y en casa de acuerdas del informe que te espera al día siguiente.
  • Tienes un papel con 10 tareas, seis de las cuáles podrían o deberían realizar otras personas.
  • Estás trabajando mientras otros miembros de la familia se encuentran descansando.
  • Tienes que cortarte el pelo pero no encuentras tiempo para ir a la peluquería.
  • Hace tres meses que no pisas el gimnasio, etc.

La lista puede ser infinita, seguro que se te ocurre alguna más …


Hacia el cambio y a por la corresponsabilidad

Con el cambio ganaremos mayor cantidad y calidad de tiempo libre y de ocio, mejoraremos nuestra salud física y psíquica —¡adiós al insomnio, a los dolores de cabeza y a las contracturas musculares!— y tendremos una imagen mejor de nosotras mismas ¡somos eficientes, somos resolutivas! Sin duda, este es el mejor tratamiento de belleza. Además, aumentaremos la autonomía individual de cada miembro de la familia, reforzamos el trabajo en equipo, el respeto de unos hacia los otros y ponemos en valor actividades “escondidas”.

10 claves para disponer de tu tiempo

Romper estereotipos de género
Nadie nace con tareas asignadas, ni nadie nace aprendido. No existen tareas de chicas ni de chicos.

No exigir la perfección
Sé paciente, el aprendizaje también tiene su recorrido.

Organizar el tiempo del que disponemos
Usar agenda para saber en qué lugar debemos estar y qué tarea tenemos que realizar en cada momento.

Controlar el tiempo asignado a cada tarea y respetarlo
Concentrarse en cada momento en lo que estamos haciendo con la seguridad de que terminaremos la tarea bien y a tiempo.

Usar una tabla de Covey
Diferenciarás lo importante y urgente de lo que no lo es. Múéstrala a los demás para que conozcan nuestro mapa de actividades.
Fomentar la corresponsabilidad
Repartir las tareas del cuidado del hogar entre tú y los demás miembros de la familia.

Educar a los hijos y a las hijas en valores de igualdad
Las madres y los padres debemos de ser buenos modelos de la corresponsabilidad.

Descansar
Descanso no sólo como una actitud pasiva sino también como la dedicación a aquellas actividades que nos gustan, nos motivan y nos hacen sentir alegres.

Aprender a decir “no”
Una negativa bien argumentada no tiene porque parecerle mal a nadie, ¡quédate tranquila!

Renunciar
Seguro que podemos con casi todo, pero no con todo a la vez. Es necesario buscar un tiempo o una época para cada objetivo.


Share This