Establecer recordatorios o temporizadores y facilitar la búsqueda de información son algunos de los beneficios de esta tecnología, que aprovecha la Inteligencia Artificial.

 

“Oye Siri, ¿cuándo tuvo lugar la Guerra Civil española?”, y la dulce voz acompasa la precisa respuesta en cuestión de segundos.

 

La nueva forma de relacionarse entre los usuarios llegará a través de la voz y cada vez teclearemos menos.

Estos asistentes de voz son alimentados por un motor dotado con inteligencia artificial que les permite atender las solicitudes basándose en el contexto, pero sobre todo, permitir que se emplee el lenguaje natural y no un número limitado de comandos.

De hecho, la irrupción de los asistentes virtuales por voz está revolucionando poco a poco el mundo de los móviles pese a que nos encontramos todavía en fases primarias del desarrollo y se espera que en los próximos meses estos asistentes sean cada vez más precisos. ¿Cómo puede un estudiante beneficiarse de Alexa, Siri o Google Assistant a la hora de estudiar? Lo cierto es que los asistentes virtuales pueden convertirse en valiosos aliados que darán ese toque extra a la hora de preparar un examen o simplemente hacer los deberes.

Recordatorios de estudio

Parece trivial, pero ¿cuántas veces nos hemos quedado en el sofá viendo un documental sin darnos cuenta de que debíamos haber comenzado a estudiar? ¿Y dormidos por la mañana? Los asistentes de voz juegan un papel fundamental haciendo de “pepito Grillo”: un “Alexa, recuérdame que empiece a estudiar ciencia” o “despiértame a las 8h” es más que suficiente para despreocuparnos del asunto y confiar en que el móvil nos lo recuerde. Lo mejor del asunto es que no es necesario mover un solo dedo: el comando de voz se ejecuta a distancia y sin tocar el móvil.
Establece el temporizador para controlar la dedicación horaria
Los que se enfrentan a un examen de “codos” saben o que el tiempo pasa lento y pesado como una losa, o que se esfuma entre los dedos sin darse uno cuenta. Una buena estrategia de estudio puede pasar por tener el tiempo bajo control y saber cuánto hemos dedicado a un tema en concreto: “Pon el temporizador en una hora” puede bastar para cuartear la mañana en bloques y así poder asignar los valiosos minutos de forma proporcionada.

Anotar datos críticos

Los padres recordamos bien el valor de las cuartillas y las notas a vuelapluma en las que se destaca lo fundamental de un texto o fórmula; pues bien, los tiempos cambian y esto lo puede hacer a las mil maravillas el asistente de voz. Alexa, Siri y Google Assistant pueden convertir a notas los textos que les dictemos y de esta manera, nos servirán para un posterior repaso.

Cálculos matemáticos

Por fin podremos decir adiós a las calculadoras, en parte, gracias a Siri y familia. ¿Sabías que estos asistentes realizan cálculos matemáticos de forma instantánea? Multiplicaciones, divisiones y algunas funciones sencillas pueden ser resueltas de viva voz y sin perder el tiempo con la calculadora.

Capitales, países y cultura general

Los asistentes de voz son perfectos para resolver cuestiones de culturilla general, como “¿cuál es la capital de Nueva Zelanda?” o “¿cuántos habitantes tiene Suecia?”.

Buscar fotografías

¿Necesitas completar un trabajo con alguna fotografía? Se acabó la agonía de bucear en Google en busca de una foto de un reptil específico; un “busca fotos de…” será suficiente para tener un nutrido catálogo de instantáneas a nuestra disposición en la pantalla del móvil.

 

 

Share This