Los menores aún están aprendiendo a relacionarse socialmente cuando comienzan a navegar por Internet. Con habilidades de comunicación aún en desarrollo, envían mensajes, comentarios y opiniones en la Red, que no siempre son apropiados, sin ser conscientes de que hay personas al otro lado de la pantalla, con sentimientos y opiniones que deben respetar. ¿Hasta qué punto es importante comunicarse bien en Internet?

Internet y las comunicaciones

Es habitual que cada día visitemos multitud de páginas web o aplicaciones en las que leemos comentarios y mensajes y vemos fotos y vídeos. Y aunque no nos demos cuenta, cada uno de ellos es obra de personas reales, con vidas y sentimientos reales. Si para un adulto supone cierto esfuerzo pararse a pensar en esto, en el caso de los menores a menudo resulta realmente complejo que comprendan algo que no ven.

La comunicación a través de Internet presenta características que la diferencian de la comunicación en persona, como son la distancia física y temporal. Pueden enviar un mensaje o un comentario a sus compañeros desde cualquier lugar y en cualquier momento, no hay barreras en cuanto a tiempo o espacio.

Otro aspecto peculiar de la comunicación en línea es que ésta se produce de manera inmediata, y en muchas ocasiones incluso es posible controlar si se ha recibido o no un mensaje. Esto provoca cierta presión social por dar respuestas inmediatas: hay que responder rápido, no hay excusas para no hacerlo si has recibido el mensaje. La consecuencia frecuentemente es una respuesta en caliente, poco reflexionada y que no siempre será adecuada.

En Internet, cuando se publican comentarios u opiniones, en muchos casos la comunicación se reduce a un único canal textual, con lo que se pierde una parte fundamental del mensaje: la comunicación no verbal, las posturas, los gestos, la entonación, etc. Son elementos que aportan una gran cantidad de información y que difícilmente compensamos con emoticonos o símbolos. Es por eso que es fácil caer en malas interpretaciones o confusiones derivadas de un simple mensaje en las redes sociales.

Por último, otra de las características de la comunicación en la Red es que puede ser relativamente anónima, y esto puede ser engañoso. En Internet muchas veces empleamos pseudónimos o avatares, y es fácil hacerse pasar por otra persona o sentirse más cómodos pensando que la comunicación no es tan expuesta; no pueden hacerme daño, si no saben realmente quien soy. No obstante, es una falsa sensación de seguridad: los sentimientos siguen estando ahí, sigue habiendo personas detrás de las pantallas.
La búsqueda de reconocimiento social

En Internet o en la televisión es habitual ver críticas feroces, destructivas e irracionales. Niños y adolescentes normalizan estas conductas, que ven una y otra vez, las asimilan como socialmente aceptadas y las reproducen. Es por ello que en las redes sociales o en los foros su forma de comunicarse puede llegar a ser negativa, confusa o incluso agresiva. No siempre son conscientes del efecto que pueden generar, solo repiten lo que ven.

Y tienen sus motivos. Cuando los menores mandan un mensaje o comparten una foto, no solo es porque les resulte divertido, buscan mejorar sus relaciones sociales, integrarse en un grupo e influir en él. Es una conducta natural y los adultos también lo hacemos, pero la repercusión en el desarrollo del menor es mayor.

Así comprueban el efecto que ha tenido lo que han compartido, cuántos ‘me gustas’, reenvíos o comentarios ha recibido su mensaje, y esto genera diferentes sentimientos. Puede ser satisfacción u orgullo, también vergüenza o tristeza. El hecho es que las reacciones de los demás sobre sus publicaciones en Internet influyen en sus emociones y sentimientos, de forma positiva o negativa.

Habilidades sociales para convivir en Internet

Las características de Internet ofrecen ventajas a la hora de comunicarnos, de eso no hay duda. Sin embargo, también pueden hacer que la comunicación sea más compleja que en el cara a cara, más aún para los menores. La consecuencia más directa, a menudo, son prejuicios o juicios rápidos cuando cae en sus manos un mensaje o una imagen, que normalmente carece de un contexto completo. Su respuesta, si no se poseen las habilidades sociales necesarias, puede causar daño a quien está al otro lado de la pantalla.

Así, no es extraño asistir a fenómenos de linchamiento en Internet, donde mucha gente ataca a alguien con comentarios excesivamente críticos e incluso ofensivos. En el caso de los menores, el ciberacoso escolar es buen ejemplo de ello: un mensaje poco cuidadoso puede acabar siendo humillante, y conducir a otros menores a burlarse e incluso comenzar un acoso en línea.

Por lo tanto, niños y adolescentes deben ser conscientes de la importancia de cuidar sus comunicaciones y de aprender a publicar correctamente en la Red:

– Recordar siempre que cada publicación en Internet tiene una persona detrás, con sentimientos que deben respetar.
– Cuidar el vocabulario y la expresión de los mensajes y comentarios que publican: ponerse en su lugar y plantearse si les gustaría recibir ese comentario.
– Emplear el mismo cuidado en las reacciones y respuestas frente a las publicaciones de los demás: ser tolerantes y comprensivos si un mensaje no está claro o puede ser confuso.
T- ener paciencia y respetar el tiempo de los demás: no presionar para recibir respuestas inmediatas.
– Aprender a discutir y discrepar con respeto, de forma asertiva y constructiva.
– Pensar en las consecuencias o interpretaciones del mensaje antes de pulsar el botón de publicar.

Mostrarles la forma adecuada de relacionarse en la Red es necesario, al igual que les enseñamos a comportarse y comunicarse bien con las personas cara a cara. Las normas sociales son las mismas, simplemente Internet requiere mayor cuidado y responsabilidad: respeto, asertividad y empatía son la clave para convivir en línea. Internet lo formamos personas, con nuestras vidas y sentimientos. En este vídeo puedes ampliar estos consejos:

 Ver Vídeo-Consejo:

https://www.youtube.com/watch?v=vahkiJAh2No&feature=youtu.be

 

 

 

FUENTE: ISK4

Share This