5 desayunos ecológicos

7 de Septiembre, se acaban las vacaciones y empiezan las clases, los deberes… pero, no todo son pegas “no quiero”, “no me gusta”, “cinco minutitos más”, muchos niños están contentos por volver al cole, nuevos libros, lápices, estuches, asignaturas y aventuras y, sobre todo, vuelven a ver a sus compañeros de clase.

Como padres, podemos ayudarles a concienciarles para que tomen el lado positivo, e inculcarles valores y hábitos para una alimentación correcta y equilibrada para que conserve y aumente su energía.

Actualmente nos encontramos productos convencionales comprados en supermercados y productos ecológicos que podemos adquirir en Castro en La EcoTienda de Castro. Según la Asociación de Educación Ambiental y Desarrollo Rural, debemos tener claro qué nos aporta cada uno de éllos.

– La comida fresca y madurada al sol contiene más propiedades nutricionales que la envasada. Cuanto más tiempo pase desde que se arranca la hortaliza y se come, menos nutrientes ingerimos y más comida necesitaremos para obtener la misma energía.
– Adquiriendo productos ecológicos ayudamos a mantener nuestro ecosistema libre de químicos y transgénicos, cuyos efectos desconocemos a ciencia cierta, su impacto a largo plazo, tanto en el medio ambiente como en la salud humana. Algunos de éllos ya los vemos con el aumento de alergias en niños y en recién nacidos. Muchos alérgicos logran superar esta dolencia basando su alimentación en productos ecológicos.
– Conectamos con los ritmos naturales. Consumiendo productos de temporada, aprovechamos las vitaminas y minerales de la tierra para superar cada estación del año.

El desayuno la comida más importante del día

El desayuno proporcionará a tu hijo la energía necesaria para afrontar sus clases con fuerza. Lo primordial es que la combinación de alimentos y sus sabores sean adecuados, tanto a nivel de intolerancias como a nivel de cantidades, y lo más importante, que le resulte atractivo y llame su atención.

Desayunos nutritivos para tu hijo

Energético
– Macedonia de frutas de temporada: Plátano como base y combinar, por ejemplo, con manzanas y peras. Incluso puedes aprovechar la última tanda de nectarinas, sandías, albaricoques y ciruelas.
– Tostadas integrales con huevos revueltos y aguacate o crema de frutos secos.

Para los niños mayores
– Vaso de bebida vegetal de almendras con cacao puro. Sin dejar de lado la posibilidad de sustituirlo por algarroba o por un combinado de cereales solubles. Además, la leche mejor si es sin lactosa o vegetal.
– Tostadas integrales: con ajo, tomate, aceite de oliva y jamón serrano / con queso de untar y mermelada / para los atrevidos con aguacate y tomate.

Clásico
– Tazón de leche o bebida vegetal con cereales: piensa en introducir en la dieta de tu hijo la avena y los cereales más complejos. Una buena opción serían los copos de maíz integral ecológicos, el muesli o granola casera (con opciones más atractivas para niños) o los copos de avena, que se pueden combinar con cachitos de fruta fresca o frutos secos.
– Zumo de naranja natural recién exprimido y sin azúcar / zumo de verduras y fruta (zumos verdes)

Para días especiales
– Dulce casero: crepés o tortitas de plátano, magdalenas o muffins, pastel de chocolate con unos cachitos de fruta fresca de temporada.
– Vaso de leche vegetal con canela o de zumo verde natural / avena o arroz

Veggie
– Dos sándwiches de crema de algarroba (genial alternativa al chocolate, posee menos calorías, menos azúcar, más nutrientes y está libre de grasas) que puedes combinar con tahin o incluso prepararle los dos solo con esta última.
– Yogur de soja natural o de sabor con frutos secos y semillas de chía, mejor sin azúcar para añadirle miel o sirope de ágave. Los mejores frutos secos para tu pequeño son las nueces, las almendras, las avellanas y los anacardos. También puedes combinarlos con fruta deshidratada, como pasas, orejones o higos. Se recomienda, sobre todo, consumirlos crudos o tostados en casa o mermelada natural.

Si tu hijo es atrevido y de buen comer, no temas proporcionarle nuevas texturas y sabores. ¿Un ejemplo? Las tostadas integrales con aguacate y tomate, los huevos revueltos con dátiles troceados o incluso porridge de avena con cacao y frutos secos.

Inculcándole hábitos saludables puedes mejorar su salud, con un buen desayuno estará más atento en clase y con más ganas de estudiar. Ten en cuenta que éste será el primer bocado que pruebe tu hijo después de estar horas sin comer. Por ello, es importante incorporar en el desayuno los siguientes alimentos:
– Omega 3 (frutos secos, aguacate, las semillas y las proteínas de pescado como sardinas en lata o atún.)
– Plátano
– Chocolate puro por sus minerales, zinc y energía.
– Hojas verdes
– Huevos, por su gran aporte en colina.
– Cereales Integrales por su aporte energético más complejo, nutritivo y su absorción lenta.

¡Ayuda a tu hijo con la vuelta al cole y ve incorporando hábitos saludables en su rutina!
Share This