A continuación os presentamos varios paisajes increibles donde vivir la caida de las hojas cuando refresca y la naturaleza se tiñe de paisajes llenos de color del verde al rojo pasando por mil y un matices de amarillo, ocre y marrones.

papa e hijo en biciApunta, haz la maleta, sube al coche… ¡Y arranca! pero no olvides que vas con tus peques. En este enlace, encontrarás recomendaciones para viajar con niños en coche.

www.eresdecastro.com/ninos-vamos-de-viaje

CANTABRIA

Parque Natural de los Collados del Asón
Un paraíso en Ramales de la Victoria. Se pueden hacer cientos de rutas con los peques y de noche si aún os quedan fuerzas, podéis subir en coche casi hasta el Puerto de los Tornos, hasta el mirador. Las estrellas que allí se encienden cuando se escapa el sol y los más pequeños de la casa se quedarán alucinados.

Picos de Europa, Cantabria
Con los peques sin esfuerzo se puede subir en el teleférico de Fuente De. Una vez allí tienes del Mirador del Cable (hay una parte de ‘suelo de rejas’ solo apta para valientes) o diviértete explorando la zona.

PAIS VASCO

Sierra de Aralar, País Vasco y Navarra
Este gran macizo cárstico de 208 km  combina con elegancia las simas y las piedras con el verdor de los prados y los hayedos cambiantes. Vayas por dónde vayas, encontrarás un rincón que te robará el corazón. Podrás descubrir el nacimiento de ríos, explorar la prehistoria en sus dólmenes y, en especial, hacer infinidad de fotos a las hayas, robles y avellanos que cubren parte del terreno.

Parque Natural de Gorbeia, País Vasco
En el País Vasco cuando llega el otoño su verde se convierte en ocres y rojos. El Parque Natural del Gorbea está lleno de hayas, pero también de robledales, alisos, sauces, fresnos y álamos.

UN POQUITO MAS LEJOS

Bosque de Muniellos, Asturias
Reserva natural integral de Muniellos, es el mayor robledal y mejor conservado de España.
Está protegido, así que hay que pedir permiso para visitarlo, solo lo pueden visitar 20 personas al día.

Selva de Irati, Navarra
El suelo parece un mar ondulante de sangre roja que se funde con el verde del musgo y los árboles. Es el segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado del mundo, para disfrutar de la naturaleza con tus peques casi en estado virgen. Por favor, no te olvides de la cámara de fotos.
Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Huesca, Aragón
Es paradisíaco cuando llega el otoño, además de sus cascadas y saltos de agua, sus cañones y sus ríos de aguas turquesas sus bosques adquieren todas las tonalidades posibles del ocre. Así que ya sabes, abrígate un poco, lleva ropa impermeable y unas buenas botas… y déjate llevar por la magia del lugar.

Faedo de Ciñera, León
Con un haya de 500 años y el título de “El Bosque Mejor cuidado de España”, el Faedo de Ciñera es un lugar especial (en Ciñera de Gordón , en la Montaña Central Leonesa).
¡No te pierdas a Fagus, uno de los árboles más impresionantes que verás nunca!

Lagunas de Gallocanta, Zaragoza, Aragón
Es la mayor laguna salada de Europa donde viven más de 220 especies de aves que se toman un respiro en su migración. Si te gustan las grullas, a partir de octubre se instalan aquí más de 40.000, haciendo un alto en el camino hacia el sur de España y África.

Share This