Si sospechas que el juguete de su hijo puede estar comprometido, presenta una queja a la organización de consumidores y usuarios. Sigue estos consejos y tus hijos podrán disfrutar del juguete conectado protegidos de cualquier riesgo de seguridad.

Los juguetes inteligentes incorporan cada vez más tecnologías adaptando sus comportamientos para interactuar con el niño. Estos juguetes contienen sensores, micrófonos, cámaras, componentes de almacenamiento de datos y otras capacidades multimedia, incluyendo reconocimiento de voz y opciones de GPS, que pueden invadir la privacidad del menor por la gran información personal que puede revelarse involuntariamente.

Información tal como el nombre del niño, su centro educativo, sus gustos y rutinas pueden ser revelados a través de una conversación normal con el juguete. Aparte de la típica información que se pide al abrir una cuenta de usuario como el nombre, la fecha de nacimiento, o la dirección las empresas recopilan grandes cantidades de datos adicionales, como mensajes de voz, grabaciones de conversación, localizaciones físicas en tiempo real, historial de uso de Internet y direcciones IP / IP. La exposición de esa información podría crear oportunidades para el fraude. Es fundamental examinar las divulgaciones y prácticas de privacidad de los usuarios de las compañías de juguetes, y sepamos dónde se envían y almacenan los datos personales de nuestra familia, incluso si se envían a servicios de terceros.

muñeca conectada
  • Twitter
  • Google+
  • Facebook

Vulnerabilidad

Los datos recogidos de las interacciones o conversaciones entre los niños y los juguetes suelen ser enviados y almacenados por el fabricante o desarrollador a través del servidor o la nube. En algunos casos, también es recopilada por terceras compañías que administran el software de reconocimiento de voz utilizado en los juguetes. Las grabaciones de voz, las contraseñas de la aplicación web, las direcciones de inicio, la información Wi-Fi o los datos personales confidenciales podrían quedar expuestos si la seguridad de los datos no está suficientemente protegida con el uso correcto de los certificados digitales y el cifrado cuando está siendo transmitida o almacenada.

¿Qué hacer antes de usar los juguetes conectados?

– Investigar problemas y medidas de seguridad del juguete.
– Sólo conectar y usar juguetes en entornos con acceso a Internet Wi-Fi confiable y seguro.
– Utilizar la autenticación al emparejar el dispositivo con Bluetooth (con código PIN o contraseña).
– Usar cifrado al transmitir datos desde el juguete.
– Investigar si el juguete puede recibir actualizaciones y parches de seguridad.
– Asegúrarse que los juguetes se ejecutan en versiones actualizadas y se implementan los parches disponibles.
– Investigar cómo se almacenan los datos de los usuarios y si existen informes públicos disponibles sobre su reputación y postura con respecto a la seguridad.
– Leer las divulgaciones y las políticas de privacidad y considerar si la empresa te notificará en caso de:
. La compañía es víctima de un ataque cibernético y sus datos pueden haber sido expuestos
. Vulnerabilidades del juguete
. ¿Dónde se almacenan los datos?
. ¿Quién tiene acceso a los datos?
. Cambios en las políticas de divulgación y privacidad
– Vigilar la actividad de los niños con los juguetes
– Asegúrarse de que el juguete esté apagado cuando no está en uso.
– Utilizar contraseñas de inicio de sesión fuertes y únicas
– Proporcionar sólo lo que es mínimamente requerido al ingresar información para las cuentas de usuario.

 

Artículos que te pueden interesar

 

La regla de los cuatro regalos de Navidad

Share This