Pros y los contras de esta decisión

La Primera Comunión ha sido tradicionalmente un sacramento que todos los niños realizaban sin excepción, pero actualmente el panorama está cambiando.

Cada vez son más los padres que se enfrentan al momento en el que comienza la catequesis y los niños se niegan a asistir, e incluso en ocasiones comienzan a ir por curiosidad, pero se aburren y no quieren tomar la Comunión. Como padres, podéis pensar que a la larga puede ser una decisión errónea, pero también sentirás que debes respetar la decisión de tu hijo. Si te encuentras en esta situación, te damos unos argumentos a favor y en contra para ayudarte a decidir.

Argumentos a favor
de respetar su decisión

Hay veces que confundimos dirigir a nuestro hijo hacia un futuro que creemos mejor con obligarlo a hacer algo que realmente no quieren, convirtiéndonos en padres tóxicos. Lo mejor es sentarse a hablar con él y, si de verdad crees que es un sacramento importante, trata de explicarle por qué debería hacerla. Si aun así tu hijo se niega a realizarla, no es recomendable que lo obligues.

Hoy en día, nuestros hijos tienen acceso a mucha más información de la que nosotros tuvimos, por lo que puede haberse formado él mismo una opinión, lo cual es muy positivo para su desarrollo y por eso debemos valorar sus decisiones. Además, ten en cuenta que para tu hijo este evento supone una inmensidad de regalos para él, un convite con un menú sensacional y un día que disfrutará muchísimo, por lo que renunciar a todo ello supone una decisión que no es del todo fácil.

Argumentos en contra
de respetar su decisión

Si a pesar de su idea, vosotros consideráis que hacer la Primera Comunión es algo positivo para él, bien sea por vuestras creencias o por otros motivos, podéis obligarlo, al fin y al cabo, está dentro de vuestras responsabilidades conducirles por el camino más beneficioso. Como niños que son, se rebelan ante muchas cosas y eso es normal, pero no significa que tenemos que ceder.

Además, hacer la Comunión es algo totalmente normalizado, una gran parte de los niños la hacen. Si tu hijo decide no realizarla junto a sus amigos corre el riesgo de quedar apartado del grupo, ya que todos tendrán algo que contar sobre su gran día menos él. Esto tampoco es motivo para alarmarse porque esta no es la única experiencia que vivirá junto a sus compañeros.

No obstante, puedes sentarte a hablar con él y explicarle cuáles son los beneficios de hacer la Primera Comunión para que él mismo lo vea como un evento positivo. ¡Pero ten cuidado! Tratar de convencerle con el argumento de que va a tener muchos regalos hará que aprenda a hacer algo en contra de sus principios para recibir lo que quiere, y es una lección totalmente indeseable. Lo importante es convencerle con argumentos no materiales.

 

comuniones

Share This