Que sean vacaciones para la familia no significa que necesariamente lo sean también para los teletrabajadores. Lo más probable es que estos días se los pase trabajando, quizás a menor ritmo, pero trabajando al fin y al cabo.

Un caso aparte es si no vamos a salir de casa. Aquí se corre el peligro de ir aplazando tareas para estos días de vacaciones y al final nos encontramos que tenemos más trabajo acumulado del que nos gustaría. Lo ideal es tratar de desconectar de temas laborales y dejar para la vuelta a la actividad todo lo que no sea urgente.

A veces uno de los grandes problemas del teletrabajador es su incapacidad para desconectar, ya que es muy complicado no echar un vistazo al correo, un mensaje del móvil, que no se te ocurra una idea feliz, etc. Al fin y al cabo tu trabajo lo haces desde casa y tienes todo lo necesario para ponerte a ello en cualquier momento.

Al tener más tiempo libre se tiende a extender su duración para que ocupen muchas más horas de las que lo harían si tenemos una fecha límite. De esta forma, casi sin darnos cuenta hemos estado todas las vacaciones trabajando.

Debemos organizarnos si trabajamos en casa y encontrar tiempo para nosotros, debemos que encontrar momentos de desconexión para desconectar nuestra mente y que la vuelta a la actividad nos concentremos mejor.

Share This