Con el divorcio se pone fin a ese proyecto de vida familiar y son los hijos las grandes víctimas de la separación de sus padres dado que se les rompe la estabilidad a la que estaban acostumbrados.

Ante un proceso de divorcio los hijos nunca deben ser utilizados como mensajeros e intermediarios de sus progenitores ni como moneda de cambio, ya que por muy pequeños que sean, se dan cuenta de lo que está ocurriendo.

El divorcio conlleva que se tengan que adoptar una serie de medidas en relación con los hijos menores y, debe huirse de criterios exclusivamente económicos a la hora de solicitar la guarda y custodia y, facilitar el trato de los hijos con el progenitor que no haya obtenido la custodia.

Esa vivienda que ha constituido el hogar familiar, tras la ruptura de pareja será atribuida a los hijos menores y al progenitor que obtenga su custodia, lo que conlleva que el otro progenitor tenga que salir del domicilio y buscarse otro lugar donde residir. Ahora los menores tendrán dos viviendas, dos espacios físicos, pero desde el punto de vista de los hijos, la separación o el divorcio de sus padres no supone una sustitución de un hogar por otro, sino más bien, un desdoblamiento de los hogares entre los que, a partir de ahora, deben repartir su tiempo.

Que ambos hogares mantengan una comunicación adecuada es uno de los requisitos para que haya una buena adaptación al divorcio. Romper como pareja no significa romper como padres. Se ha terminado el proyecto en común como pareja pero no el proyecto con los hijos, con los que debe existir comunicación constante a fin de que no tengan sentimiento de pérdida de uno de sus padres, sentimiento de negación, miedo al abandono, sentimiento de lealtad hacia uno de los padres o, sentimiento de culpa.

Pese a la ruptura, es fundamental para los menores disfrutar de la presencia de ambos padres. Necesitan la referencia paterna y materna.

A los menores se les debe evitar toda sensación de inestabilidad; los padres tienen que unificar criterios en las cuestiones más cotidianas de la vida de los hijos y transmitir tranquilidad para el buen desarrollo psico–afectivo de éstos.

CODIGO ETICO ABOGADAS
  • Twitter
  • Google+
  • Facebook
Código Ético Abogadas y Mediadoras
Mº Ángeles y Estrella

Share This