Conectar a Internet una videoconsola amplía sus posibilidades, pero también sus riesgos, de modo que es fundamental la implicación de las familias para disfrutar de estos dispositivos sin problemas. Los videojuegos y la diversión en Internet no están reñidos con la seguridad.

Según una encuesta sobre hábitos de uso y seguridad de Internet de menores y jóvenes en España del Ministerio del Interior, el 42% de los menores juega en red con otras personas, y al menos un 25% lo hace con desconocidos.

Esta función permite nuevas opciones de juego, como partidas en línea con otros usuarios, participar en competiciones y conversar con otras personas que también están jugando. Además, permite que la videoconsola pueda actualizarse, descargar juegos y demos, comprar extras y ampliaciones de los juegos, incluso realizar búsquedas en línea como si fuera un ordenador.

En general, no es imprescindible conectarse a Internet para jugar, pero no hacerlo disminuye las posibilidades de juego, con lo cual, los menores, suelen preferir jugar en red.

Riesgos

La conexión no es un riesgo usada con precaución y con las medidas necesarias, el problema está en su mal uso.

– Posibilidad de contactar con desconocidos durante el juego, conversar con ellos, compartir su información personal (nombres de usuario, direcciones, fotos, etc.). En muchos casos, los jugadores no conocen personalmente al usuario con el que están compartiendo información, que puede estar utilizando un perfil falso, mentir acerca de su edad, o tener un objetivo malintencionado.
– Un uso excesivo, puede dar a mayor irritabilidad, agresividad o aislamiento en el comportamiento del menor.
– Puede generar la necesidad de obtener objetos virtuales, packs de mejoras para avanzar más en un juego, o ampliar sus posibilidades, corriendo el riesgo de caer en estafas.
– Si la conexión a Internet permite que la videoconsola funcione como un ordenador, también compartirá sus mismos riesgos, como el acceso a contenidos inapropiados.
– En las consolas portátiles se añaden los riesgos de la privacidad y seguridad personal derivados de la geolocalización, o de un uso inadecuado en la vía pública.

Configuración de la consola para que sea más segura

– Informándonos sobre las diferentes opciones de configuración que posee la videoconsola, en su manual o en las páginas de ayuda de los fabricantes .
– Restringir la comunicación con otros usuarios o la sincronización con redes sociales, un aspecto importante para evitar que compartan demasiada información con desconocidos, así como supervisar la actividad y conocer qué contenidos se han visualizado.
– Asignación de diferentes perfiles para adaptar estas funciones a la edad y madurez de cada jugador

Otras pautas

– Ubicar la consola en un espacio compartido de casa para que los menores comprendan que un juego en línea es una actividad pública y que cualquiera puede ver. Si la consola es portátil, establecer un área de juego común para poder controlar el tiempo de juego y evitar prácticas inapropiadas.
– Acordar normas de uso, que establezcan, los horarios y límites de tiempo, cuáles serán las contraseñas de acceso y orientaciones para jugar con respeto y responsabilidad.
– Supervisar qué juegos utilizan y con quién juegan.

Jugar con ellos, acompañarles mientras juegan y compartir este tiempo de ocio en familia es fundamental, no solo es positivo para prevenir riesgos, sino que también es una buena práctica para disfrutar del entretenimiento digital todos juntos.

 

FUENTE: isK4

 

 

Share This

Comparte esta pagina

Que se enteren también tus amigos!!!