Pantallas en el el hogar, el gran reto tras la pandemia

Pantallas en el el hogar, el gran reto tras la pandemia

Encontrar el equilibrio con las pantallas en el hogar, el gran reto familiar tras la pandemia

Si algo ha puesto de manifiesto el coronavirus en nuestras vidas es que el futuro de las familias es inevitable que sea digital. Teletrabajo, videollamadas familiares o las clases en línea son ya algo cotidiano para muchas familias.

Y aunque se volverá a la vida social una vez superada la pandemia, hay aspectos que permanecerán con nosotros en mayor o menor grado.

El tiempo que pasan los menores con pantallas ha copado la agenda investigadora y el debate social en los últimos años. Cuánto tiempo de conexión era el apropiado era la gran pregunta y las limitaciones a su uso una de las principales respuestas.

Los progenitores ya pasaban mucho tiempo con pantallas antes de la pandemia. Ahora, ese uso se ha trasladado en mayor medida a los hogares. En 2020 se aumentó también el número de horas de visionado audiovisual en casa y el teletrabajo ha hecho que los padres y madres estén más tiempo con los hijos/as, pero también más conectados a las pantallas con los menores delante.

Tecnología que ayuda

La tecnología ofrece valores positivos en la crianza. Los padres y madres utilizan la tecnología para desestresarse cuando están mucho tiempo en casa con los hijos/as y sin contacto con otros adultos. Pueden leer las noticias o charlar con amigos.

Hay estudios que observan un efecto positivo del uso de la tecnología en las madres, en particular en las primerizas, que utilizan páginas especializadas y comunidades en línea para resolver dudas sobre la salud de sus hijos y sentirse arropadas en el desarrollo de su maternidad.

Por otro lado, durante la pandemia hemos visto que la socialización y educación de los niños pequeños ha sido en línea. Ellos/as han hablado con familiares, educadores y amigos/as a través de videoconferencias, aumentando su conexión emocional en los largos tiempos que han estado encerrados.

En este sentido, se ha demostrado que incluso los menores de dos años aprenden de las personas que aparecen en un videochat cuando responde a una necesidad social de conexión. Hasta en la lectura de libros virtuales a niños pequeños, una técnica habitual en momentos de confinamiento.

Una historia contada en libro digital en formato audiviosual ayuda a que menores tengan una mayor comprensión de la misma y que puedan contarla con más detalles.

Cuando es una interferencia

Sin embargo, la tecnología también puede dificultar la crianza. La omnipresencia de los dispositivos móviles en el hogar durante este tiempo ha hecho que muchas de estas conexiones de los adultos con las pantallas sean inconscientes en forma de small burst, en ráfagas de incluso cuatro segundos de duración.

Esto crea un hábito de conexión digital constante en los padres y madres que aumenta las posibilidades de interferencia mientras se realizan actividades diarias como, por ejemplo, jugar, comer o simplemente hablar con los niños/as. Es lo que los expertos llaman technoreference.

Al no existir horarios estrictos, se puede contestar un mensaje desde el móvil mientras jugamos con los hijos/as y puede empezar entonces un círculo vicioso: a mayor estrés de los padres, más uso de la tecnología en pequeños momentos y mayor posibilidad de interferencia. Esto acarrea que los niños/as se porten peor y aparezcan con más frecuencias conductas negativas como las rabietas en los menores de seis años e incluso ansiedad a corto plazo.

Algunas ideas para equilibrar

En definitiva, la tecnología puede aportarnos mucho en la crianza si se busca un equilibrio con naturalidad y conciencia y se evitan las interferencias.

Los padres y madres deberían reflexionar sobre qué valores les aporta el uso de la tecnología en su casa (educación, entretenimiento, relax…) e intentar articularlos con su propio ritmo y rutina. Los niños/as necesitan interacción para ser plenos, por eso es bueno fomentar la creación de momentos valiosos en familia con la tecnología, como ver una película juntos o bailar con un vídeo de Youtube.

Se trata de crear momentos en los que tenemos toda su atención. Sería bueno intentar que no inunde ni todo nuestro tiempo ni todos nuestros espacios. Por ejemplo, aparcar el móvil o el ordenador cuando no sea la actividad principal que estamos realizando o evitar tener la tele puesta si no la está viendo nadie, ya que dificulta otro tipo de actividades que podamos estar realizando con los hijos/as.

  1. Profesora Titular de Universidad, Universidad de Murcia

‘El juego del calamar’ recomendaciones para las familias

‘El juego del calamar’ recomendaciones para las familias

… seguir atentos al uso de Internet y de los contenidos mediáticos de nuestros hijos, en el marco de nuestra labor continua de mediación parental.

Ante el éxito del estreno de la serie de Netflix ‘El juego del calamar’, han surgido muchísimas noticias en medios de comunicación, así como comentarios en redes sociales sobre el acceso de nuestros hijos, niños y adolescentes, a contenidos audiovisuales violentos no apropiados para su edad y madurez.

Desde el Centro de Seguridad en Internet para personas menores de edad en España, comparten una serie de recomendaciones:

– Esta serie ‘El juego del calamar’ está calificada como 16+.
– La exposición de niños y adolescentes a contenidos inapropiados, violentos, o de extrema crudeza, sin un adecuado nivel de desarrollo y madurez, puede situarles en una posición de conflicto, que puede ir desde una ligera incomodidad hasta un problema para su desarrollo.
– Se dispone de opciones de control parental en la plataforma Netflix fácilmente configurables en familia para limitar el acceso a contenidos inapropiados por parte de nuestros hijos.
– El interés social en general y mediático en particular sobre esta serie, puede representar una oportunidad para conversar en familia sobre el uso que hacemos de Internet y el consumo de contenidos, ya sean audiovisuales, videojuegos, o incluso contenidos generados por otros usuarios en las redes sociales. Este diálogo puede resultar beneficioso en nuestra labor de mediación parental, de cara tanto a conocer mejor el entorno, necesidades e inquietudes de nuestros hijos, como a promover actitudes de respeto, responsabilidad y pensamiento crítico esenciales para desenvolverse en el ámbito digital.
– El hecho de que haya menores representando en sus juegos acciones propias de dicha serie, puede responder a múltiples factores, incluyendo las modas que puedan generarse en su entorno, lo que no presupone que todos hayan accedido al contenido original.

Por lo tanto, se recomienda a las familias seguir atentas al uso cotidiano de Internet y de contenidos mediáticos de nuestros hijos, en el marco de nuestra labor continua de mediación parental.

 

+info: Tu Ayuda en Ciberseguridad de INCIBE

– Llamando al 017
– WhatsApp al 900 116 117
– Telegram en @INCIBE017

 

Mi hijo dice que quiere ser ‘gamer’

Mi hijo dice que quiere ser ‘gamer’

Esta elección puede ser más beneficiosa de lo que imaginas

De mayor quiero ser gamer”. Una de las frases que más agobio nos provoca a los padres. Y es que el desconocimiento sobre un sector en el que existe una brecha generacional tan pronunciada puede generar bastante estrés.

Es recomendable tener la mentalidad abierta y hacer un esfuerzo por conocer los entresijos de una industria que resulta parcialmente desconocida para muchos adultos nacidos antes de los ‘80.

Debemos conocer cuáles son los beneficios de jugar a los videojuegos.
– Los jugadores habituales muestran un mayor rendimiento en tareas de trabajo con respecto a la memoria de retención y manipulación de información en la mente para producir un resultado.
– Aquellas personas habituadas a interactuar con videojuegos destacan en dos de las soft skills (o habilidades blandas) más demandadas en el entorno profesional.
– Por un lado, disponen de una capacidad mayor de multitarea. Por otro, son más ágiles a la hora de reaccionar ante situaciones inesperadas y bajo presión.

Despejar las dudas más comunes sobre si realmente la exposición a los juegos de manera continuada puede llegar a crear una adicción.
No existe ningún hecho aislado y excluyente ligado al ámbito de los videojuegos que lo haga más perjudicial que cualquier otro hobby. Sino que, como cualquier actividad lúdica que se lleve al extremo, puede llegar a causar adicción en el usuario.

Una salida profesional con mucho futuro
Esta es una de las ramas que más empleos generan dentro de la industria cultural, siendo la única que no ha experimentado crisis.
En relación con estas cifras, existe un perfil de gamer, que además de ser jugador, se siente atraído por el ecosistema creador que hay detrás del desarrollo del propio videojuego.

Además, dado el carácter digital que acompaña a esta profesión, es muy frecuente encontrar en este sector diseñadores que trabajen en remoto para compañías internacionales.

Además, dado el carácter digital que acompaña a esta profesión, es muy frecuente encontrar en este sector diseñadores que trabajen en remoto para compañías internacionales con lo que su potencial de empleabilidad alcanza una dimensión muy atractiva.

En definitiva, las posibilidades de futuro que ofrece el sector gamer son amplias, pero se debe decidir con responsabilidad. Como padres debemos facilitar la elección investigando el sector, valorando las diferentes opciones desde una postura abierta.

 

 

FUENTE: EDUCACION 3.0

Detección, Prevención y Reacción ante una FAKE NEWS

Detección, Prevención y Reacción ante una FAKE NEWS

Detección

Las noticias falsas o bulos en Internet son un concepto cada vez más habitual en todos los contextos, también aquellos que afectan a niños, niñas y adolescentes. Se refieren a cualquier tipo de información imprecisa, descontextualizada o directamente falsa, que alguien difunde de manera intencionada para manipular la opinión o simplemente para obtener algún tipo de beneficio. No es algo nuevo, siempre han existido falsos mitos sobre la alimentación, la salud, etc,. solo que a través de Internet se difunden más rápido y pueden llegar a más personas.

Los menores reciben, buscan y comparten información en Internet, en ocasiones sin reflexionar lo suficiente. En consecuencia, pueden acceder a contenidos negativos disfrazados como información real. Esto se conoce como fake news y pueden llegar hasta los menores a través de las publicaciones en sus redes sociales con mensajes privados, chats de grupo, vídeos, foros, etc. ya que son sus canales preferidos para recibir información. Estos contenidos falsos se distinguen teniendo en cuenta su grado de falsedad y engaño deliberado:

  • Imprecisos, con escasa calidad informacional, pero que se pueden malinterpretar.
  • Descontextualizados o sesgados con intención de influir en la opinión.
  • Fabricados intencionalmente con el fin de engañar y manipular.

Hay que destacar que las parodias no se consideran noticias falsas ya que su principal intención es la imitación humorística o burlesca de un hecho o de una situación real, sin intención de engañar o manipular al público al que están dirigidas. En todo caso, siempre deben estar identificadas como tales. Ejemplos habituales son los memes, las cuentas de parodias en redes sociales, o artículos en medios humorísticos o satíricos.

Por último, las fake news están evolucionando de forma rápida hacia contenidos más difíciles de detectar debido a su mayor realismo, como es el caso de los deepfakes, videomontajes hiperrealistas que manipulan el mensaje o la acción de una persona.

  • En situación
  • Cómo afectan las noticias falsas a los menores
  • Cómo identificar noticias falsas

 

Prevención

Según la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), solo un 22,5% de las personas menores de edad entre 14 y 16 años reconoce haber recibido formación para comprender y detectar si una noticia es real o no, gracias al fomento del pensamiento crítico y de una opinión propia.

La mejor forma de enseñar a los menores a detectar estos contenidos falsos es fomentar el pensamiento crítico y la lectura de contenidos adecuados a su madurez, con el objetivo de que los menores puedan llegar a ser autónomos, diferenciando entre un bulo y una noticia real.

  • Comenzar desde edades tempranas. Al acompañarlos en el proceso de aprendizaje digital, es esencial aprovechar oportunidades reales para analizar juntos las posibles noticias falsas que aparezcan en sus redes sociales o en una página web.
  • No todo lo que aparece publicado en Internet es cierto.Muchos contenidos se crean para generar algún tipo de beneficio, económico o ideológico. Por tanto, deben aprender a localizar fuentes seguras y fiables de información.
  • Acostumbrarse a encontrar y utilizar fuentes de información fiables. En su día a día, por ejemplo, al realizar tareas de clase, pueden incluir citas y referencias en sus trabajos escolares.
  • Aprender a valorar diferentes puntos de vista. Fomentar valores sociales positivos como la asertividad, la empatía y la tolerancia, promoviendo el respeto frente a otros colectivos de personas, es clave para que el menor reaccione ante las fake news de manera crítica, reflexiva y prudente.
  • Practicar la paciencia y evitar la impulsividad. Los bulos crean en el usuario/a la sensación de que es imprescindible compartir la información rápidamente, para así llegar a muchas personas. Por eso es fundamental promover el análisis de la noticia, contrastar los hechos que presenta y verificar las fuentes.

 

Reacción

  1. Transmitir calma y prudencia. Los menores deben aprender a actuar en Internet, como en la vida real, de forma reflexiva y cauta. Merece la pena dedicar unos minutos a analizar la información antes de confiar en un contenido.
  2. Contrastar la información.Comprobaremos la veracidad de la noticia, observando si está publicada en sitios de reconocido prestigio informativo, y desconfiando de aquellos medios que parezcan poco profesionales. Podemos apoyarnos en páginas web especializadas en verificación de información (fact-checking), como la Oficina de Seguridad del Internauta, Maldita.es, EFE verifica, AFP factual, IFCN o Snopes, entre otros.
  3. No compartir las noticias falsas.Es recomendable eliminarla del dispositivo y evitar su difusión descontrolada. Rompiendo la cadena estamos impidiendo que otras personas reciban la información.
  4. Reportar la noticia falsa. Las redes sociales y muchas páginas web ya ofrecen la opción de denuncia de estos contenidos desde la propia publicación. También podemos contactar con los administradores de la web, o con entidades especializadas en verificación de información, como algunas de las anteriormente mencionadas, para avisar del riesgo de difusión.
  5. Informar a nuestros contactos. Tanto la persona que la ha enviado, como las personas receptoras de la misma, agradecerán saber que se trata de un contenido falso. Podemos indicarles las características o motivos que nos han permitido reconocer la noticia falsa o bulo.
  6. Pedir ayuda a una persona adulta de confianza. A menudo, las temáticas y razonamientos que se esconden detrás de las fake news pueden resultar demasiado complejas y escapar a la comprensión de los menores. Crea un entorno cotidiano seguro para hablar de estos temas en familia.

 

¿Tienes dudas o necesitas ayuda respecto al uso seguro y responsable de los menores en Internet? Contacta con la Línea de Ayuda en Ciberseguridad de INCIBE, 017. Es un servicio gratuito y confidencial.

 


MAS INFO: www.is4k.es


 

Preparados para luchar contra los fraudes online

Preparados para luchar contra los fraudes online

Es habitual pensar que cuando los menores utilizan Internet están exentos de algunos riesgos que parecen dirigidos al público adulto, como los fraudes online. En realidad, estos engaños están presentes en todo tipo de servicios y entornos digitales. En este artículo se facilitan las claves para aprender a reconocerlos.

Dado que los menores también utilizan Internet, pueden verse afectados por estafas o engaños a través en la Red, llamados fraudes online. Generalmente, su propósito es suplantar al usuario/a y robar sus datos o dinero. Niños, niñas y adolescentes pueden experimentar estos problemas, ya sea porque utilizan los mismos entornos digitales que los adultos o porque algunos fraudes van dirigidos concretamente a los usuarios/as más jóvenes.

Los fraudes online pueden valerse de diferentes métodos para distribuirse y llegar a sus posibles víctimas, pero en el contexto del menor algunos tipos de fraudes son más comunes; por ejemplo, aquellos que llegan a través de un mensaje privado en las redes sociales, un chat en sus juegos online favoritos o un correo electrónico. También los hay que utilizan reclamos como anuncios o publicaciones en redes sociales, comunidades virtuales o foros.

Además, son representativos los fraudes que se valen de llamadas telefónicas o SMS para captar la atención del menor, así como aquellos que se difunden mediante códigos QR que dirigen a páginas o aplicaciones fraudulentas, ya sea mediante carteles o folletos falsos o incluso suplantando otros auténticos con pegatinas superpuestas.

Los fraudes online que más afectan a los menores de edad

Muchos fraudes adaptan el contenido para que este resulte atractivo para niños, niñas y adolescentes. En los siguientes ejemplos cualquier persona puede caer en la trampa de acceder a un enlace engañoso o llegar a una página fraudulenta, donde a menudo se solicitarán datos de acceso (nombres de usuario y contraseñas), información personal o bancaria o la instalación de una aplicación maliciosa. También puede que propongan la compra de productos falsos a precios atractivos o que soliciten envíos de dinero o pagos mediante criptomonedas en un chantaje a cambio de salvaguardar su privacidad.

Por ejemplo, pueden infiltrar en sus redes sociales habituales, como Instagram o TikTok, publicaciones con ofertas y descuentos llamativos que conducen a tiendas falsas de ropa y calzado de marca, complementos electrónicos o gadgets, etc.; concursos atractivos que exigen pagos o información personal, o enlaces y aplicaciones que aseguran el acceso a premios o mejoras en sus plataformas de videojuegos favoritas. También es frecuente que algunas de estas ofertas parezcan oportunidades de empleo para ganar dinero fácil, prometiendo ingresos sin tener experiencia laboral o trabajando desde casa.

Otros fraudes que llegan a los menores utilizan medios más tradicionales, pero igualmente efectivos, como mensajes o correos electrónicos, que solicitan con urgencia hacer clic en un enlace para actualizar sus datos de acceso a diferentes servicios, como redes sociales o cuentas de videojuegos o correo, con la excusa de un supuesto fallo de seguridad, una actualización del servicio, para acceder a unas nuevas funciones o disfrutar de un regalo. Además, existen chantajes y amenazas sobre supuestos contenidos sexuales para intentar que el menor pague una determinada cantidad de dinero para recuperarlos o envíe material íntimo y evitar así que los difundan.

Por último, en el contexto de las apps que los menores utilizan desde sus dispositivos móviles, pueden recibir enlaces de descargas de aplicaciones llamativas para obtener descuentos, recompensas o trucos de juegos online, fuera de las tiendas de aplicaciones oficiales, y también contactos de falsos servicios técnicos. De esta forma, consiguen captar su atención, y al descargar la aplicación fraudulenta, les piden información o suscripciones que conllevan un coste económico o directamente consiguen infectar su dispositivo para controlarlo o acceder a su información.

En definitiva, el objetivo siempre es engañar a nuestros hijos, ganándose su confianza para aprovecharse de su información, sus cuentas online o sus dispositivos.

 

Cómo promover la prevención

A nivel familiar o desde el centro educativo nos encontramos con entornos perfectos para transmitir pautas y hábitos positivos en la Red, consiguiendo que los y las menores se acostumbren a usar Internet con precaución. Fomentar el sentido común y el uso consciente, sin dejarse llevar por la impulsividad, es clave para evitar numerosos riesgos, también en este tipo de estafas. Siempre es útil apoyarnos en recursos educativos, como este juego de detección de ingeniería social, de la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), canal especializado en ciudadanos de INCIBE, o la unidad didáctica ‘Controla la tecnología’, con actividades para realizar en clase.

Lograr que los nuestros hijos aprendan de forma progresiva a utilizar las redes sociales, los videojuegos o el comercio online es un motivo importante para acompañarles en el proceso. Mientras usan Internet a nuestro lado podemos promover una actitud de alerta y sospecha ante mensajes cautivadores, páginas web dudosas u ofertas engañosas.

Lo primordial es tener en cuenta que hace falta tiempo y madurez para llegar a usar estos servicios de forma segura y autónoma. Recordemos algunas pautas imprescindibles para transmitir a los y las más jóvenes:

  • Emplear contraseñas robustas y un segundo factor de autenticación para proteger nuestras cuentas frente a fraudes y otros riesgos.
  • Evitar hacer clic en los enlaces que aparecen en los correos electrónicos o los mensajes privados y no descargar archivos adjuntos si no están completamente seguros del contenido. Siempre se ha de prestar atención a las direcciones y enlaces cortos, verificando que sean reales y no peligrosos con analizadores online, como por ejemplo VirusTotal o URLVoid. Las páginas fraudulentas suelen utilizar nombres muy parecidos para engañar al usuario/a.
  • Transmitirles la importancia de no facilitar nunca información personal como nombre, apellidos, teléfono, dirección, correo electrónico o fotos), evitando compartirla a través de diferentes medios (páginas web, aplicaciones, mensajes, e-mails, teléfono, etc.) .
  • Es más seguro escribir directamente la dirección en la barra de navegación o utilizar una app oficial, evitando seguir enlaces que lleguen a través de mensajes o correos.
  • Antes de descargar una aplicación también hay que comprobar su autenticidad, fijándose bien en el nombre, el desarrollador y las opiniones de otros usuarios/as, y valorando si los permisos que solicita son proporcionados.
  • Ejercitar el sentido común es la clave: si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente será mentira.

Infografía «Objetivo: cero fraudes online»

Ante cualquier duda es mejor contrastar la información antes de acceder a un enlace, insertar información personal o realizar una compra. Es fundamental enseñar a nuestros hijos a no actuar de forma irreflexiva o impulsiva, pues muchos fraudes se basan en este tipo de reacciones. El segundo paso es mostrarles cómo verificar la información para seguir navegando con seguridad. Podemos contactar con servicios oficiales como la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) o la Línea de Ayuda en Ciberseguridad de INCIBE, 017, que pueden ayudarnos a identificar este tipo de estafas.

No olvidemos que nuestro ejemplo es su mayor fuente de aprendizaje. Por lo tanto, es preciso enseñarles a usar Internet de manera consciente y responsable, acompañándoles en su formación digital. Si conocemos de cerca cómo usan la tecnología, sabremos en qué momento podremos darles mayor autonomía y confiar en su sentido común.

 

FUENTE: is4k
Calcula online cuándo te tocará recibir tu vacuna

Calcula online cuándo te tocará recibir tu vacuna

Esta pandemia de la COVID-19 ha cambiado nuestras vidas, no solo ha transformado nuestro modo de vivir, sino que se ha llevado por delante demasiadas vidas. A pesar de sus detractores, la vacuna es el mejor método para ponerle freno a un virus que ya lleva con nosotros demasiado tiempo.

Ya son varias las vacunas que tenemos disponibles en España. Sin embargo, vacunar a más de 47 millones de personas no es tarea fácil y no se puede hacer de un día para otro. Va a ser un proceso largo y algunas personas tendrán que esperar un poquito para recibir su dosis.

Si tienes dudas acerca de cuándo te tocará la vacuna, ahora puedes calcularlo con facilidad con una sencilla herramienta. Un físico español y una doctoranda en medicina polaca han creado una aplicación online que permite predecir el tiempo de espera para vacunarse. Te contamos en qué consiste.

¿Quién se vacunará primero?

El Gobierno de España ha publicado la lista con el orden de vacunación en función del grupo social y edad. Esta es la lista de grupos de población de mayor a menor riesgo:

  • Personal sanitario y sociosanitario. Se incluyen también las personas que prestan cuidados a las personas vulnerables en sus hogares.
  • Personas residentes en centros de mayores.
  • Población general mayor de 64 años.
  • Personas con gran dependencia.
  • Las personas con condiciones de riesgo.
  • Aquellas que viven o trabajan en comunidades o entornos cerrados.
  • Personas pertenecientes a poblaciones vulnerables por su situación socioeconómica.
  • Población con trabajos esenciales.
  • Personal docente.
  • Población infantil.
  • Adolescentes y jóvenes (mayores de 16 años).
  • Población adulta.
  • Población de áreas de alta incidencia y/o situaciones de brotes.
  • Embarazadas y madres que proporcionan lactancia natural.
  • Población seropositiva a SARS-CoV-2.

En función de los criterios de prioridad que el Gobierno de España ha hecho públicos, se establecen 3 etapas de vacunación:

  • Etapa 1

Se trata de los colectivos más prioritarios por sus especiales circunstancias de sensibilidad frente al virus. En esta etapa se vacunará al personal sanitario en primera línea de defensa frente a la COVID-19, a residentes y trabajadores en centros para mayores y a los grandes dependientes no institucionalizados.

  • Etapa 2

En el siguiente orden de prioridad se encuentran las personas de 65 años y mayores, aquellas que presenten riesgo si contraen la COVID-19 (comorbilidades) y los trabajadores en entornos cerrados.

  • Etapa 3 (englobaría al resto de la población)

Sin embargo, no se especifica cuándo se vacunará a cada uno de estos grupos. Esto dependerá del ritmo que lleve cada Comunidad Autónoma, así como de la cantidad de vacunas de cada laboratorio que lleguen a nuestro país.

calculadora del turno de vacunación
  • Twitter
  • Google+
  • Facebook
Fuente: Canva

¿Quiénes no serán vacunados?

La vacuna del coronavirus se administrará a toda la población española, a excepción de niños y niñas menores de edad.

Los ensayos clínicos sobre medicamentos se realizan siempre empezando por la población adulta. Por ello, aún no se dispone de datos sobre los efectos secundarios sobre la población infantil. Cuando se lleven a cabo más tests clínicos que despejen las dudas actuales, esta contraindicación podría cambiar en un futuro.

Las embarazadas y las mujeres que estén amamantando a su bebé se encuentran en situación similar. No se han llevado ensayos clínicos de la vacuna en mujeres embarazadas. Sin embargo, no hay ningún indicio de que la vacuna pueda traer consecuencias negativas para la salud de la madre o para el embarazo. A pesar de ello, el gobierno español ha decidido, de manera cautelar, no vacunar a aquellas mujeres que estén embarazadas, hayan dado a luz recientemente o planeen quedarse embarazadas en un futuro próximo.

calculadora del turno de vacunación
  • Twitter
  • Google+
  • Facebook
Fuente: Canva

¿Cómo usar la Calculadora del Turno de Vacunación para España?

Para calcular cuál es tu posición en la cola de vacunación, solo tendrás que seguir unos sencillos pasos.

Comenzarás introduciendo una serie de datos básicos sobre ti. Tendrás que seleccionar tu Comunidad Autónoma, pero también puedes escoger España si no estás seguro de dónde te vacunarás o si prefieres hacer las cuentas a nivel nacional. También tendrás que introducir tu edad en años. En general, cuanto más edad tengas, antes serás llamado a vacunarte.

Por último, tendrás que responder a una serie de preguntas acerca de tu situación. Estas determinarán a qué grupo perteneces: si eres o no trabajador sociosanitario o de residencia, si eres enfermo de riesgo, embarazada, dependiente o empleado en un lugar cerrado.

Una vez completados tus datos, obtendrás una estimación del número máximo y mínimo de personas que se encuentran por delante de ti en la cola de vacunación.

calculadora del turno de vacunación
  • Twitter
  • Google+
  • Facebook

Debes tener en cuenta que la tasa de vacunación actual es inferior a la proyectada por el Gobierno. Esto puede conllevar una mayor espera, pero debería resolverse en las próximas semanas según se vaya mejorando la disponibilidad y la distribución de las vacunas por el territorio español. La calculadora tiene en cuenta la tasa de vacunación especificada según el calendario del gobierno español. Puedes cambiarla a la tasa actual o a cualquier valor personalizado.

Con independencia de ello, deberías recibir una segunda dosis en torno a 21 días después de la primera.

¿Habrá vacunas suficientes para todos?

En este momento, no hay vacunas disponibles para toda la población, pero con el tiempo sí las habrá. Pfizer tiene plan de producir 1.300 millones de dosis de su vacuna en 2021, sin contar con el resto de vacunas disponibles. A medida que más vacunas pasen los controles para uso generalizado y comience la producción en masa, más inventario estará disponible para cumplir con la demanda mundial.

Share This