‘El juego del calamar’ recomendaciones para las familias

‘El juego del calamar’ recomendaciones para las familias

… seguir atentos al uso de Internet y de los contenidos mediáticos de nuestros hijos, en el marco de nuestra labor continua de mediación parental.

Ante el éxito del estreno de la serie de Netflix ‘El juego del calamar’, han surgido muchísimas noticias en medios de comunicación, así como comentarios en redes sociales sobre el acceso de nuestros hijos, niños y adolescentes, a contenidos audiovisuales violentos no apropiados para su edad y madurez.

Desde el Centro de Seguridad en Internet para personas menores de edad en España, comparten una serie de recomendaciones:

– Esta serie ‘El juego del calamar’ está calificada como 16+.
– La exposición de niños y adolescentes a contenidos inapropiados, violentos, o de extrema crudeza, sin un adecuado nivel de desarrollo y madurez, puede situarles en una posición de conflicto, que puede ir desde una ligera incomodidad hasta un problema para su desarrollo.
– Se dispone de opciones de control parental en la plataforma Netflix fácilmente configurables en familia para limitar el acceso a contenidos inapropiados por parte de nuestros hijos.
– El interés social en general y mediático en particular sobre esta serie, puede representar una oportunidad para conversar en familia sobre el uso que hacemos de Internet y el consumo de contenidos, ya sean audiovisuales, videojuegos, o incluso contenidos generados por otros usuarios en las redes sociales. Este diálogo puede resultar beneficioso en nuestra labor de mediación parental, de cara tanto a conocer mejor el entorno, necesidades e inquietudes de nuestros hijos, como a promover actitudes de respeto, responsabilidad y pensamiento crítico esenciales para desenvolverse en el ámbito digital.
– El hecho de que haya menores representando en sus juegos acciones propias de dicha serie, puede responder a múltiples factores, incluyendo las modas que puedan generarse en su entorno, lo que no presupone que todos hayan accedido al contenido original.

Por lo tanto, se recomienda a las familias seguir atentas al uso cotidiano de Internet y de contenidos mediáticos de nuestros hijos, en el marco de nuestra labor continua de mediación parental.

 

+info: Tu Ayuda en Ciberseguridad de INCIBE

– Llamando al 017
– WhatsApp al 900 116 117
– Telegram en @INCIBE017

 

Ayuda en Ciberseguridad

Ayuda en Ciberseguridad

Horario de atención telefónica

De 9 a 21 h todos los días del año

(incluidos sábados, domingos y festivos)

 

Si eres niño o adolescente y te preocupa algo relacionado con Internet (te están molestando por las redes sociales, se ha difundido una imagen o video íntimo tuyo o te han secuestrado la cuenta…) ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

Del mismo modo, si eres padre o madre, educador o profesional del ámbito del menor podemos asesorarte sobre el uso seguro y responsable de los menores en Internet, tanto a la hora de educar y prevenir, como ante una emergencia relacionada con el acceso a contenidos perjudiciales, los contactos dañinos o las conductas inapropiadas.

Puedes ponerte en contacto con nosotros a través del teléfono 017, o también a través del formulario web que se muestra más abajo.

El teléfono de ayuda está operativo de 9:00 a 21:00 horas durante todos los días del año (incluidos sábados, domingos y festivos).

Las consultas son atendidas por un equipo multidisciplinar compuesto por psicólogos, expertos en seguridad IT y asesoramiento legal. Asimismo, el servicio es gratuito y confidencial (se protege la información personal que pudiera facilitar el usuario durante la consulta).

La línea de ayuda es un servicio específicamente orientado a asesorar en el uso seguro y responsable de Internet por niños y adolescentes. Si quieres reportarnos contenidos que te parecen inapropiados o molestos para los menores, por favor utiliza el botón de reporte que aparece en la parte superior derecha de la página. 

Por tu bienestar en Internet, también trabajamos para establecer sinergias con otras iniciativas específicas que operan a nivel nacional en materia de protección online del menor.

La línea de ayuda atiende las siguientes temáticas:

  • Gestión apropiada de la privacidad, identidad digital y reputación.
  • La práctica de riesgo del Sexting (envío de imágenes y videos de carácter sexual).
  • Ciberacoso escolar (ciberbullying).
  • Grooming (acoso sexual a menores)
  • Estrategias y recomendaciones para la mediación parental en Internet.
  • Acceso Contenidos perjudiciales (violencia, pornografía, etc.).
  • Contacto con comunidades peligrosas (pro-anorexia y pro-bulimia, autolesiones, extremismos, discursos de odio, etc.)
  • Protección ante virus y fraudes dirigidos a menores.
  • Protección de dispositivos y configuraciones seguras.
  • Uso excesivo de Internet.

También pueden resultarte útiles las preguntas frecuentes de la línea de ayuda.

Test de Conocimientos sobre situaciones de riesgo en Internet

Test de Conocimientos sobre situaciones de riesgo en Internet

A lo largo de estas preguntas, se exponen posibles  situaciones de riesgo para niños y jóvenes conectados

 ¿Tienes dos minutos?  Realiza el Test y comprueba tus conocimientos

Pregunta 1

¿Cuáles son las principales características del ciberbullying o ciberacoso escolar?

a. Genera daño y es intencional

b. Utiliza los medios digitales

c. Es repetitivo

d. Todas las respuestas son correctas

 

Pregunta 2

¿Crees que es igual de preocupante el acoso escolar tradicional que el ciberbullying?

a. No

b. Si

 

Pregunta 3

¿Sabes qué es la identidad digital?

a. Es la información que internet muestra sobre nosotros y que voluntariamente hemos compartido en Internet.

b. Es la información que sobre nos otros se sube a Internet, tanto  por nosotros mismos, como por amigos, familiares, compañeros o cualquier otra persona.

c. Es la información que está disponible en Internet sobre nos otros y que ha sido compartida  por familiares, amigos y conocidos.

 

Pregunta 4

¿Crees que es lo mismo mediación paretal que control paretal?

a. No

b. Si

 

Pregunta 5

¿Piensas que la adicción a las nuevas tecnologías es similar a la adicción a las drogas?

a. Son idénticas

b. No, no tienen nada que ver

c. Tienen ciertos rasgos comunes

 

Pregunta 6

¿Qué es el Grooming?

a. El grooming es la difusión o publicación de imágenes o videos de tipo sexual, producidos por el propio remitente, sobretodo a través del teléfono móvil.

b. El grooming es otra forma de llamar al ciberacoso también conocido como ciberbullying

c. El grooming es un tipo de ciberacoso ejercido deliberadamente por un adulto para establecer una relación y un control emocional sobre un menor con el fin de preparar el terreno para su abuso sexual

Pregunta 7

El sexting es una práctica que los jóvenes realizan como elemento de coqueteo o para captar la atención. El principal riesgo que entraña el sexting es:

a. El receptor de la fotografía o vídeo puede distribuirla aterceros de forma deliberada o contribuir a su difusión de forma involuntaria.

b. Todas las respuestas soncorrectas

c. Una vez que el contenido esenviado, el remitente pierde el control del mismo.

 

Pregunta 8

¿Crees que un buen antivirus evitará que quedes infectado?

a. Si, cualquier antivirus protege completamente de infecciones y fraudes

b. No, no siempre será capaz de proteger mi dispositivo ante infecciones por virus.

 

 

 

RESPUESTAS CORRECTAS

Pregunta 1: d     Pregunta 2: a     Pregunta 3: b     Pregunta 4: b     Pregunta 5: c     Pregunta     6: c     Pregunta 7: b     Pregunta 8: b

Detrás de la pantalla siempre hay una persona

Detrás de la pantalla siempre hay una persona

Los menores aún están aprendiendo a relacionarse socialmente cuando comienzan a navegar por Internet. Con habilidades de comunicación aún en desarrollo, envían mensajes, comentarios y opiniones en la Red, que no siempre son apropiados, sin ser conscientes de que hay personas al otro lado de la pantalla, con sentimientos y opiniones que deben respetar. ¿Hasta qué punto es importante comunicarse bien en Internet?

Internet y las comunicaciones

Es habitual que cada día visitemos multitud de páginas web o aplicaciones en las que leemos comentarios y mensajes y vemos fotos y vídeos. Y aunque no nos demos cuenta, cada uno de ellos es obra de personas reales, con vidas y sentimientos reales. Si para un adulto supone cierto esfuerzo pararse a pensar en esto, en el caso de los menores a menudo resulta realmente complejo que comprendan algo que no ven.

La comunicación a través de Internet presenta características que la diferencian de la comunicación en persona, como son la distancia física y temporal. Pueden enviar un mensaje o un comentario a sus compañeros desde cualquier lugar y en cualquier momento, no hay barreras en cuanto a tiempo o espacio.

Otro aspecto peculiar de la comunicación en línea es que ésta se produce de manera inmediata, y en muchas ocasiones incluso es posible controlar si se ha recibido o no un mensaje. Esto provoca cierta presión social por dar respuestas inmediatas: hay que responder rápido, no hay excusas para no hacerlo si has recibido el mensaje. La consecuencia frecuentemente es una respuesta en caliente, poco reflexionada y que no siempre será adecuada.

En Internet, cuando se publican comentarios u opiniones, en muchos casos la comunicación se reduce a un único canal textual, con lo que se pierde una parte fundamental del mensaje: la comunicación no verbal, las posturas, los gestos, la entonación, etc. Son elementos que aportan una gran cantidad de información y que difícilmente compensamos con emoticonos o símbolos. Es por eso que es fácil caer en malas interpretaciones o confusiones derivadas de un simple mensaje en las redes sociales.

Por último, otra de las características de la comunicación en la Red es que puede ser relativamente anónima, y esto puede ser engañoso. En Internet muchas veces empleamos pseudónimos o avatares, y es fácil hacerse pasar por otra persona o sentirse más cómodos pensando que la comunicación no es tan expuesta; no pueden hacerme daño, si no saben realmente quien soy. No obstante, es una falsa sensación de seguridad: los sentimientos siguen estando ahí, sigue habiendo personas detrás de las pantallas.
La búsqueda de reconocimiento social

En Internet o en la televisión es habitual ver críticas feroces, destructivas e irracionales. Niños y adolescentes normalizan estas conductas, que ven una y otra vez, las asimilan como socialmente aceptadas y las reproducen. Es por ello que en las redes sociales o en los foros su forma de comunicarse puede llegar a ser negativa, confusa o incluso agresiva. No siempre son conscientes del efecto que pueden generar, solo repiten lo que ven.

Y tienen sus motivos. Cuando los menores mandan un mensaje o comparten una foto, no solo es porque les resulte divertido, buscan mejorar sus relaciones sociales, integrarse en un grupo e influir en él. Es una conducta natural y los adultos también lo hacemos, pero la repercusión en el desarrollo del menor es mayor.

Así comprueban el efecto que ha tenido lo que han compartido, cuántos ‘me gustas’, reenvíos o comentarios ha recibido su mensaje, y esto genera diferentes sentimientos. Puede ser satisfacción u orgullo, también vergüenza o tristeza. El hecho es que las reacciones de los demás sobre sus publicaciones en Internet influyen en sus emociones y sentimientos, de forma positiva o negativa.

Habilidades sociales para convivir en Internet

Las características de Internet ofrecen ventajas a la hora de comunicarnos, de eso no hay duda. Sin embargo, también pueden hacer que la comunicación sea más compleja que en el cara a cara, más aún para los menores. La consecuencia más directa, a menudo, son prejuicios o juicios rápidos cuando cae en sus manos un mensaje o una imagen, que normalmente carece de un contexto completo. Su respuesta, si no se poseen las habilidades sociales necesarias, puede causar daño a quien está al otro lado de la pantalla.

Así, no es extraño asistir a fenómenos de linchamiento en Internet, donde mucha gente ataca a alguien con comentarios excesivamente críticos e incluso ofensivos. En el caso de los menores, el ciberacoso escolar es buen ejemplo de ello: un mensaje poco cuidadoso puede acabar siendo humillante, y conducir a otros menores a burlarse e incluso comenzar un acoso en línea.

Por lo tanto, niños y adolescentes deben ser conscientes de la importancia de cuidar sus comunicaciones y de aprender a publicar correctamente en la Red:

– Recordar siempre que cada publicación en Internet tiene una persona detrás, con sentimientos que deben respetar.
– Cuidar el vocabulario y la expresión de los mensajes y comentarios que publican: ponerse en su lugar y plantearse si les gustaría recibir ese comentario.
– Emplear el mismo cuidado en las reacciones y respuestas frente a las publicaciones de los demás: ser tolerantes y comprensivos si un mensaje no está claro o puede ser confuso.
T- ener paciencia y respetar el tiempo de los demás: no presionar para recibir respuestas inmediatas.
– Aprender a discutir y discrepar con respeto, de forma asertiva y constructiva.
– Pensar en las consecuencias o interpretaciones del mensaje antes de pulsar el botón de publicar.

Mostrarles la forma adecuada de relacionarse en la Red es necesario, al igual que les enseñamos a comportarse y comunicarse bien con las personas cara a cara. Las normas sociales son las mismas, simplemente Internet requiere mayor cuidado y responsabilidad: respeto, asertividad y empatía son la clave para convivir en línea. Internet lo formamos personas, con nuestras vidas y sentimientos. En este vídeo puedes ampliar estos consejos:

 Ver Vídeo-Consejo:

https://www.youtube.com/watch?v=vahkiJAh2No&feature=youtu.be

 

 

 

FUENTE: ISK4

Primer videojuego de rol contra el bullying

Primer videojuego de rol contra el bullying

El primer videojuego contra el bullying LGTBI tiene firma vasca

El vizcaíno Alex Rodríguez ha desarrollado el primer videojuego de rol contra el bullying LGTBI

El psicólogo, educador y orientador social Alex Rodríguez ha creado el primer videojuego español que lucha contra el acoso y ‘bullying’ LGTBI. El videojuego – titulado ‘De Fobos y Deimos’- está destinado a adolescentes y jóvenes y nace con la idea de utilizar los videojuegos como herramientas educativas, profundizando en la problemática de la fobia al diferente, en este caso a las personas LGTBI, tanto en las aulas como fuera de ellas

Fobos (del griego, miedo o temor) y Deimos (pánico) son las dos pequeñas lunas irregulares que orbitan alrededor de nuestro vecino planeta Marte. Cuando fueron descubiertas hace más de 130 años por el astrónomo norteamericano Asaph Hall, a pesar de su minúsculo tamaño destacaban en el espacio por su intenso color negro en comparación con el rojizo de su cercano planeta. Destacaban porque eran diferentes.

La alegoría al temor de ambas lunas y la idea de vislumbrar lo diferente son dos de las claves del primer videojuego que se hace en España para luchar contra la homofobia y otras fobias ligadas a la sexualidad, la identidad de género y el físico. De Fobos y Deimos es un juego de rol (juego de interpretación de personajes) que trabaja directamente la ‘LGTBI fobia’ y la ‘diversifobia’ y que recientemente ha sido premiado por el Ayuntamiento de Bilbao por su valor educativo y social.

El objetivo del juego es ayudar al protagonista a poner fin a  comportamientos de acoso y abuso (bullying) por la condición de género o de sexo. Además de a los propios jóvenes y adolescentes, el juego se dirige a responsables educativos de escuelas y colegios.

Características del juego

En este proyecto, los  participantes juegan una historia de fantasía en la que deben tomar decisiones éticas, vivir situaciones emocionales instrospectivas y empatizar con su entorno, profundizando en la problemática de la ‘LGTBI fobia’ y ‘diversifobia’ en las aulas y fuera de ellas.

El juego –gratuito y para entornos informáticos basados en Windows- nace con la idea de utilizar los videojuegos como herramientas educativas, pero entendiendo la educación como algo que va más allá de lo académico, aceptando que la enseñanza de valores como el respeto a la diversidad y la colectividad deberían ser ejes centrales de todo proceso educativo.

El juego cuenta con todas las claves de los videojuegos clásicos (misterio, fantasía, aventura, retos, habilidades, conflictos, interacción con otros jugadores). Además incluye varios niveles de dificultad, numerosos personajes, diálogos exclusivos, así como diferentes posibles finales que hacen que el juego cambie cada vez que alguien lo juega.

Al ponerte en la piel del personaje principal, Jokin, -explica su desarrollador, el vizcaíno Alex Rodríguez- los jugadores pueden sentir en sus carnes lo que muchas personas sienten cada día cuando salen a la calle, cuando se relacionan en el trabajo; porque la ‘LGTBI fobia’ y la ‘diversifobia’ intentan destruir nuestro mayor tesoro, la diversidad”.

A juicio de este responsable, un videojuego con la capacidad de generar empatía “puede conseguir que el comportamiento de una persona cambie; se puede hablar de homofobia, se puede hablar sobre violencia de género o se le puede dar a alguien la oportunidad de utilizar un avatar para vivir esa experiencia”.

Alex Rodríguez, desarrollador del videojuego, es psicólogo y educador social

Alex Rodríguez (Bilbao, 1988) es psicólogo, educador y orientador social y cuenta con más de siete años de experiencia con menores en situación de desprotección. Además de miembro y colaborador en Gaymer.es -la mayor comunidad de videojugadores LGTBI de habla hispana-, Alex Rodriguez trabaja en la actualidad como psicólogoy el año que viene abrirá su propio gabinete llamado “Jokabide” desde el cual pretende seguir utilizando los videojuegos y los juegos de rol con fines terapéuticos.

Jornadas en Bilbao

Con el premio logrado por el desarrollo de este videojuego por parte del Ayuntamiento de Bilbao, el promotor de la iniciativa prepara una próxima jornada de concienciación sobre el bullying LGTBI que tendrá lugar en el espacio Bilborock de la capital vizcaína el próximo 11 de noviembre.

Durante la jornada (libre a todas las personas interesadas en esta temática) se ofrecerán diferentes claves, bien para identificar actitudes homofóbicas en el día a día, bien para explicar la importancia de los videojuegos para superar el bullying LGTBI.

Además del propio Alex Rodríguez, hasta la fecha han confirmado su asistencia a dicha jornada el desarrollador informático y ‘youtuber’ bilbaíno Mikel Calvo, la ilustradora, profesora de desarrollo de videojuegos, diseño multimedia y robótica, Isabel Cano, además de Jorge González, también desarrollador de videojuegos y presidente de Gaymer.es

FUENTE: www.informacionenred.com

Ciberacoso escolar, prevención y reacción

Ciberacoso escolar, prevención y reacción

El ciberacoso es una realidad en las aulas, y cada vez más casos salen a la luz, afectando a niños y jóvenes de edades y contextos diferentes. Se produce entre menores utilizando los medios digitales para hacer daño a la víctima, conscientemente y de forma repetida.

ciberacoso chica

Daño intencional: el acoso puede tomar muchas formas, burlas, humillaciones, insultos, difusión de mentiras y rumores, hacerse pasar por la víctima para ridiculizarle, cerrar sus cuentas con denuncias falsas en las redes sociales, presión a sus compañeros para aislarle, etc. con la intención de hacerle daño psicológica, emocional y socialmente.

Repetido: el daño se produce habitualmente, pudiendo llegar a ser algo cotidiano y rutinario. No se trata de incidentes aislados, peleas ni discusiones puntuales.

Entre menores: por parte de un menor o grupo de menores hacia otro menor, pudiendo adoptar un rol de superioridad (o mayor estatus social) sobre la víctima.

Con medios digitales: utilizan como herramienta los móviles, las redes sociales, fotos, vídeos, juegos online, correo electrónico, foros y cualquier otra aplicación móvil o servicio de Internet.

Cada situación es diferente, aun así, es habitual que estos casos generen secuelas psicológicas graves, dañando la autoestima de las víctimas y su capacidad de relacionarse con los demás, incluso en algunas ocasiones pueden llevarles hasta una depresión o ideaciones suicidas.

Prevención

La prevención pasa por minimizar los factores que lo favorecen (en víctimas, acosadores y testigos), dar herramientas para gestionar los conflictos antes de que deriven en situaciones más graves y proporcionar mecanismos para pedir ayuda.

Hablar cotidianamente con los menores, para estar al día de las aplicaciones, redes sociales y juegos que utilizan, quiénes son sus amistades online y qué hacen en la red. Cuando sea necesario, supervisar su actividad con las herramientas de control parental y comentarlo.

Cuidar una relación de confianza con ellos para que en caso de problemas acudan a nosotros (u otro adulto de confianza) sin miedo a reacciones exageradas. Además debemos tratar de ser un modelo a seguir con nuestro comportamiento online. No podemos pedirles una responsabilidad en el uso de móviles y redes sociales que no cumplimos.

Potenciar sus habilidades sociales (autoestima, empatía, autocontrol, resolución de conflictos, asertividad, espíritu crítico) de modo que no lleguen a iniciar el acoso, o en caso de sufrirlo sepan gestionarlo y responder adecuadamente. También es fundamental en el papel de los testigos o espectadores, pues pueden reforzar el ciberacoso si comparten, dan me gusta a los mensajes, o simplemente “miran para otro lado”, pero también pueden detenerlo si no se callan, apoyan a la víctima y alzan la voz contra el agresor, llegando a denunciar ante un adulto responsable.

Cuidar la privacidad. Emplear cuentas privadas en redes sociales, limitar el número de contactos y configurar sus opciones de privacidad a fin de reducir la información expuesta en Internet (mensajes, fotos, etc.), que un acosador podría utilizar para atacarles. No aceptar como amigos a quienes no conocen en persona, no quedar con desconocidos, etc.

Gestionar los conflictos antes de que puedan llegar a un ciberacoso. Mantener la calma y no agrandarlos con reacciones exageradas, ni con una actitud pasiva. Se debe responder asertivamente para encontrar una solución.

Estar atentos a cambios repentinos en los menores como brotes de agresividad, o pasividad, reacciones exageradas ante una broma, cambios en las amistades, aprensión o indiferencia en el uso de Internet, etc. Aunque los cambios forman parte de la adolescencia, también nos pueden dar pistas sobre posibles problemas.

Reacción

Se debe intervenir y con la mayor rapidez posible para evitar que el problema siga agravándose, ya que no va a resolverse por sí mismo.

Escuchar a la víctima sin culpabilizarle y reforzar su autoestima.

Guardar las evidencias tomando capturas de pantalla con los mensajes acosadores para poder exponer el caso y si es necesario denunciarlo. No se deben borrar, ni responder a los mensajes para no aumentar el problema.

Comunicarse con el centro docente.

Búsqueda de ayuda especializada. Se puede acudir al centro de salud y servicios sociales para pedir ayuda psicológica para víctimas, acosadores y testigos, así como a asociaciones especializadas para pedir asesoramiento.

Contactar con el agresor y sus padres para tratar de solucionar el conflicto por la vía del diálogo y eliminar los contenidos ofensivos de Internet. Si los implicados son alumnos del mismo centro, la mediación del centro puede ser de utilidad.

Denuncia ante las páginas web y redes sociales donde se han publicado los mensajes acosadores para solicitar su eliminación, así como bloquear las comunicaciones del agresor hacia la víctima.

Denuncia ante las autoridades, si por la vía del diálogo y la mediación no hemos conseguido solucionarlo, debemos acudir a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (Policía Nacional, Guardia Civil, policías autonómicas, etc.) o a la Fiscalía de Menores.

 

¿Tienes dudas o necesitas ayuda personalizada en el uso seguro y responsable de los menores en Internet?

Contacta con nosotros en T 900 116 177 (gratuito y confidencial)