Comuniones que parecen bodas ¿no nos estamos pasando?

Comuniones que parecen bodas ¿no nos estamos pasando?

En mayo llega la época de las comuniones, pero desde el principio de año, o incluso antes de navidad, los padres ya empiezan a preparar el evento. El traje, la peluquería, las fotos, el banquete, … ¿nos estamos pasando?

Las celebraciones actuales necesitan la organización de una boda y alguna incluso con más invitados.

Un sacramento que hace 40 años se celebraba con un sencillo desayuno de chocolate con churros o una simple comida familiar y que ahora se ha convertido en un acto desmesurado.

La celebración puede llegar a superar los 8.000 euros de media según la Unión de Consumidores.

Solo tenemos que sumar los gastos de vestuario y complementos para todos los miembros de la familia, la peluquería, las fotografías, el vídeo y el banquete. También se añade el coste que suponen para los invitados los regalos o el vestuario.

Se ha convertido en una cita social en la que nos esforzamos para que todo salga perfecto. Incluso a los padres les supone todo un disgusto que su hijo no tenga una ceremonia a la altura de los demás, aunque se tengan que hipotecar durante meses e incluso años.

En este número de la revista, os proponemos algunos consejos para poder ajustar un poco el presupuesto del evento y que también sea un éxito.

Consejos

Cuidado con el banquete
La tendencia es organizar un banquete con un cubierto a más de 100 euros por adulto y más de 100 asistentes. Podemos reducir la lista de comensales e incluso elegir un menú más modesto. También podemos optar por servir un catering en el jardín de nuestra vivienda o en la de algún familiar. Incluso podemos recurrir a una original foodtruck que es la última tendencia.

Extras creativos
También podemos reducir el presupuesto en tendencias como el candy bar o el photocall. Una buena idea es optar por opciones creativas como una decoración DIY, un espacio para hacer fotografías divertidas o un rincón dulce organizado por nosotros mismos con una mesa, cupcakes caseros y golosinas.

El traje de la Comunión
La regla básica de la elegancia dicta siempre que “menos es más”. Pero para las comuniones se nos olvida. En el caso de las niñas, no solo ya no se hereda el vestido entre hermanas o primas, sino que además se opta por vestidos excesivos con volantes, puntillas o brillos poco acordes para una celebración religiosa. Incluso complementos como coronas, zapatos de tacón o guantes de rejilla blanca.

La peluquería
Otro de los desembolsos que se ha disparado es la peluquería. Lejos queda aquel tiempo en el que tu madre o tu tía te arreglaba un peinado sencillo.

Ahora las niñas suelen ir antes a la peluquería para hacer una prueba para ver qué peinado les sentará mejor y elegir entre recogidos altos y bajos, moldeados o alisados. Incluso las niñas se hacen la manicura francesa para ese día especial.

Invitaciones y recordatorios
Los recordatorios eran antes la manera de agradecer a los invitados su asistencia o una forma de recordar ese día especial.

Pero ahora tenemos que contar con un estudio para que nuestra invitación y los recordatorios sean originales y creativos. Incluso algunos cuentan con la fotografía del homenajeado o una caricatura. Intenta que los recordatorios sean especiales y que no supongan un gran gasto.

La animación
Si antiguamente los niños después de la comida corrían a jugar juntos a un parque cercano, ahora hay que contratar una animación. Castillos hinchables, karaoke, payasos, magos o discoteca móvil. Una cuota de la que podemos prescindir o reducir y que no es obligatorio para todas las celebraciones.

Los regalos
Lejos quedan los tiempos en los que se regalaba el típico reloj o cadena con un crucifijo o medalla. Incluso el típico diario de la comunión en el que nos firmaban todos los que habían acudido. Ahora los regalos suelen ser el primer móvil, una tablet, una consola e incluso un viaje a Disneyland París o Port Aventura. Todo un despropósito si lo comparamos con los regalos que se suelen hacer en las bodas y el poder adquisitivo de las familias en la actualidad.

Fotografía y vídeo
Si hace años siempre teníamos un tío o un primo que podía hacer las fotografías, ahora hay que contratar a un equipo de profesionales especializados para que inmortalicen el evento. Un desembolso que tampoco es necesario si contamos con algún pariente que nos eche una mano.

Más info en este enlace: www.eresdecastro.com/comuniones/

 

 

Soluciones ahorradoras para los gastos de la comunión ¡apunta!

Soluciones ahorradoras para los gastos de la comunión ¡apunta!

El traje de comunión

Uno de los elementos esenciales de cualquier comunión es la elección del vestido. El precio de los diseños para las niñas puede oscilar entre los 150 y los 500 euros y en el caso de los trajes de niño el precio abarca entre los 80 y los 400 euros.

Solución Ahorradora

– Sustituir los clásicos trajes de comunión por aquellos otros modelos de calle que se pueden reutilizar en otras ocasiones. Su coste ronda los 60 u 80 euros.
– Pedir prestado el traje de primera comunión a un familiar o amigo. Entonces, el único gasto que tendrás que asumir será el arreglo, en el caso de que fuera necesario. Y, precisamente el coste de los arreglos no es especialmente elevado, oscila entre los 50 y 90 euros.
– Alquilarlo o comprarlo en el mercado de segunda mano. El ahorro será igualmente considerable.

El calzado y los complementos. En línea con las recomendaciones anteriores que te hemos presentado, aquéllas son igualmente aplicables a la adquisición del calzado y los complementos tales como, por ejemplo, la limosnera, los guantes, la diadema, etc.

El restaurante

La mitad del presupuesto de una comunión está dirigido a este apartado. El coste de una comunión con 30 invitados se sitúa entre los 30 y 70 euros por persona.

Solución Ahorradora

Los restaurantes son los lugares más habituales, pero ¿por qué no hacerla en casa?. Si te decantas por ésta última opción, toma buena nota de las siguientes ideas:
– Contratar una empresa de catering que prepare un surtido variado, ligero y, sobre todo económico, o elaborar tú misma los platos.

Reportaje fotográfico y vídeo

Este apartado implica un gasto que oscila entre los 100 y los 500 euros en función de lo más o menos completo que sea o la presentación, entre otros factores.

Solución Ahorradora

Para ahorrar puedes pedir a tus invitados que sean ellos quienes realicen las fotos y vídeos que después intercambiaréis.

 

Recordatorios, invitaciones y regalos

El gasto derivado de estos conceptos hacen que el presupuesto final se dispare.

Solución Ahorradora

Usa tu imaginación y busca en internet cómo hacer recordatorios, invitaciones y detalles con los que sorprenderás a los invitados.

 

comuniones

 

 

 

Mi hijo no quiere hacer la comunión

Mi hijo no quiere hacer la comunión

Pros y los contras de esta decisión

La Primera Comunión ha sido tradicionalmente un sacramento que todos los niños realizaban sin excepción, pero actualmente el panorama está cambiando.

Cada vez son más los padres que se enfrentan al momento en el que comienza la catequesis y los niños se niegan a asistir, e incluso en ocasiones comienzan a ir por curiosidad, pero se aburren y no quieren tomar la Comunión. Como padres, podéis pensar que a la larga puede ser una decisión errónea, pero también sentirás que debes respetar la decisión de tu hijo. Si te encuentras en esta situación, te damos unos argumentos a favor y en contra para ayudarte a decidir.

Argumentos a favor
de respetar su decisión

Hay veces que confundimos dirigir a nuestro hijo hacia un futuro que creemos mejor con obligarlo a hacer algo que realmente no quieren, convirtiéndonos en padres tóxicos. Lo mejor es sentarse a hablar con él y, si de verdad crees que es un sacramento importante, trata de explicarle por qué debería hacerla. Si aun así tu hijo se niega a realizarla, no es recomendable que lo obligues.

Hoy en día, nuestros hijos tienen acceso a mucha más información de la que nosotros tuvimos, por lo que puede haberse formado él mismo una opinión, lo cual es muy positivo para su desarrollo y por eso debemos valorar sus decisiones. Además, ten en cuenta que para tu hijo este evento supone una inmensidad de regalos para él, un convite con un menú sensacional y un día que disfrutará muchísimo, por lo que renunciar a todo ello supone una decisión que no es del todo fácil.

Argumentos en contra
de respetar su decisión

Si a pesar de su idea, vosotros consideráis que hacer la Primera Comunión es algo positivo para él, bien sea por vuestras creencias o por otros motivos, podéis obligarlo, al fin y al cabo, está dentro de vuestras responsabilidades conducirles por el camino más beneficioso. Como niños que son, se rebelan ante muchas cosas y eso es normal, pero no significa que tenemos que ceder.

Además, hacer la Comunión es algo totalmente normalizado, una gran parte de los niños la hacen. Si tu hijo decide no realizarla junto a sus amigos corre el riesgo de quedar apartado del grupo, ya que todos tendrán algo que contar sobre su gran día menos él. Esto tampoco es motivo para alarmarse porque esta no es la única experiencia que vivirá junto a sus compañeros.

No obstante, puedes sentarte a hablar con él y explicarle cuáles son los beneficios de hacer la Primera Comunión para que él mismo lo vea como un evento positivo. ¡Pero ten cuidado! Tratar de convencerle con el argumento de que va a tener muchos regalos hará que aprenda a hacer algo en contra de sus principios para recibir lo que quiere, y es una lección totalmente indeseable. Lo importante es convencerle con argumentos no materiales.

 

comuniones

Organizar la primera Comunión sin gastar demasiado

Organizar la primera Comunión sin gastar demasiado

Para muchos niños y su familia, la Primera Comunión es la fiesta más esperada de toda la infancia. Por eso, no es extraño que la mayoría de los padres intenten que la fiesta sea perfecta. Pero no siempre se puede contar con el presupuesto que desearíamos, aunque eso no significa que no se pueda organizar una fiesta preciosa. La clave para ahorrar radica en la planificación.

Elige un atuendo económico

El primer paso consiste en elegir el traje o vestido para la ceremonia. De hecho, se trata de uno de los grandes gastos de la Comunión. Sin embargo, en realidad no es necesario gastar cientos de euros en el traje o el vestido ya que existen opciones mucho más económicas. Por ejemplo, puedes apostar por la ropa de segunda mano. Normalmente este tipo de ropa se utiliza solo una vez así que te resultará fácil encontrar modelos prácticamente nuevos. Otra alternativa que ha ganado auge a raíz de la crisis es alquilar los, de esta forma, podrás ahorrar entre un 50 y un 70%.

Planifica bien el banquete

El banquete es lo más costoso, de hecho, se estima que más de la mitad del presupuesto se destina a los comensales ya que un menú medio cuesta entre 30 y 60 euros por persona. Por eso, ahorrar en el banquete representará un gran ahorro. Si no dispones de un gran presupuesto, es recomendable que limites la cantidad de personas, una ceremonia con la familia y los amigos más cercanos es la opción que más te permitirá ahorrar. Otra alternativa consiste en apostar por un banquete más informal, con bocadillos, bebidas y tentempiés. También puedes contratar empresas de catering por internet donde encontrarás propuestas con grandes descuentos.

Contrata buena animación

En las comuniones suele haber muchos niños, por lo que es importante que cuentes con alguien que se encargue de animar la fiesta. Los animadores no suelen ser baratos pero si buscas con calma, podrás encontrar la mejor relación calidad/precio. Piensa además en el tipo de animación que deseas, y asegúrate de que sea acorde a la edad de la mayoría de los niños.

Personaliza los recordatorios

Los recordatorios de la Primera Comunión son un detalle precioso, pero a menudo salen caros. Puedes hacerlos en casa. De hecho, apostar por las manualidades es una excelente idea, y si las haces con tu hijo/a, incluso podéis divertíos y pasar tiempo de calidad juntos. Otra alternativa es buscar imágenes de tarjetas que os gusten por Internet e imprimirlas.

Reportaje Fotográfico, un recuerdo para toda la vida

Todos los padres desean inmortalizar el momento en que su hijo/a recibe la Primera Comunión por lo que tenéis dos opciones:

– Si tienes una buena cámara, hacer vosotros mismos las fotos, con lo cual os ahorraréis unos cuantos euros. En este caso lo mejor es que saquéis muchas fotos para poder elegir la mejor.
– No obstante si todos queréis disfrutar del día y que sea un recuerdo para siempre, podéis dejarlo en manos de un profesional con experiencia en comuniones que además aportará:

. Equipo para la falta de iluminación
. Calidad de las imágenes
. Retoque y edición profesional
. Creatividad y visión

No olvides… Lo más importante de la Primera Comunión es que todos os divirtáis, y para eso no es necesario invertir un gran presupuesto, basta saber organizar bien los detalles.

 

comuniones

Share This