Para que nos hagamos una idea de la cantidad de mensajes que mandan los menores en un día. Un chico que deja de usar el móvil porque le castigan sus padres, al volver a encenderlo se ha encontrado con un aluvión de whatsapps increíble.

Lo vemos a diario, si nosotros tenemos una media de 10 me gustas, nuestros hijos tienen una media de 300. En sus relaciones con sus contactos a través de las redes sociales o la mensajería instantánea está todo sobredimensionado. Prueba de ello ha sido lo que le ha pasado a un niño asturiano de 13 años que, después de no usar su móvil durante tres días, se ha encontrado 14.000 mensajes acumulados, es decir una media de casi 5.000 mensajes al día.

¿Y por qué pasa esto? Pues porque nuestros menores están metidos en muchísimos más grupos de WhatsApp que nosotros y tienen muchos más contactos en redes sociales. Concretamente este menor tenía dados de alta 110 grupos distintos de WhatsApp.

La madre del niño ha afirmado que la mayoría de los mensajes son saludos de cada uno de los integrantes del grupo.

Quizá sea este un buen momento para sentarnos con nuestros hijos y hacer una revisión de los contactos que tienen y reflexionar acerca de que si de verdad quieren tener tantos grupos y contactos o estaría bien hacer «una pequeña limpia» para quedarse con la gente que está de verdad en su día a día.

Share This