PERSONAL, FAMILIAR Y PROFESIONAL

Un problema importante en Castro es el “enfrentamiento” que existe entre el desarrollo de la vida familiar y personal y el desarrollo de la vida profesional.

La conciliación personal, familiar y laboral se puede definir como “la participación equilibrada de los hombres y mujeres en la vida familiar y laboral, conseguida a través de la reestructuración y reorganización de los sistemas, laboral, educativo y de recursos sociales, que garanticen la igualdad de oportunidades en el empleo, variar los roles y estereotipos tradicionales, y cubrir las necesidades de atención y cuidado a personas dependientes”.

Debe garantizar
– Que los padres podamos acceder al mercado de trabajo sin que nuestra situación familiar sea un freno al empleo o a puestos de responsabilidad.
– Que nuestros hijos puedan ser cuidados y educados por nosotros.
– Que las personas dependientes puedan ser atendidas por sus familias cuando ellas así lo deseen y sea posible atenderlas.

Debe facilitar
-Que cualquier trabajador pueda mantener al mismo tiempo una carrera profesional a la vez ejercer su derecho al cuidado de su familia, el desarrollo de su personalidad, su formación o el disfrute de su ocio y tiempo libre.

Debemos participar
– Las familias: compartiendo equitativamente el reparto de las responsabilidades domésticas y familiares, así como nuestros hijos deberán participar en las tareas domésticas y familiares según su nivel de responsabilidad y desarrollo.
– Las empresas: aplicando políticas de igualdad, e implantando medidas de conciliación  en sus plantillas.
– Las Administraciones Públicas: apoyando la igualdad de oportunidades y diseñando políticas públicas familiares.
– Los sindicatos: impulsando la inserción de medidas de conciliación en la negociación colectiva.
– Los trabajadores: ejercitando su derecho a la conciliación de una forma responsable.

 

 

 

Share This