La estrella de Belén se ha asociado con el cometa Halley, que cada 76 años regresa al interior del sistema solar. Su última visita fue a finales de 1985.

 

La temporada de Navidad del 2020 no solo es peculiar porque estará marcada por el nuevo coronavirus, los confinamientos y las restricciones para las reuniones. También se recordará por el regreso de la estrella de Belén, que en realidad no es un astro específico, sino un evento astronómico.

Se trata del acercamiento de Júpiter y Saturno, los dos planetas más grandes de nuestro sistema solar. Este fenómeno es denominado conjunción y, según han explicado algunos astrónomos, podría ser el mismo que se referencia en la Biblia.

Según la leyenda: ”los tres reyes magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, siguieron a la estrella de Belén para encontrar a Jesús en su lugar de su nacimiento”.

Aunque se ha dicho que esto solo se presenta cada 800 años, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (Nasa) ha señalado que este tipo de eventos ocurre cada 20 años. No obstante, este es especial, porque es una conjunción particularmente grande y no se verá hasta dentro de 60 años.

Desde la Tierra, Júpiter y Saturno se verán tan cerca que parecerán como un sistema de ‘doble planeta’, según ha explicado la Nasa.

De acuerdo con esa entidad, ambos planetas, júpiter y Saturno, han estado viajando juntos en el firmamento durante este año. Solo que en diciembre se acercarán lo suficiente como para producir un bello espectáculo astronómico.

 

Recomendaciones para ver la Estrella de Belén

La Nasa señala que en las tres primeras semanas de diciembre se puede observar el viaje de los dos planetas, pero el día en el que se verá con mayor claridad será el 21 de diciembre, durante la noche más larga del año.

En esa fecha los dos enormes planetas solo estarán separados por 0’1º, es decir, desde nuestra perspectiva estarán a una distancia similar al grosor de una moneda.

Ambos serán visibles junto a sus lunas y estarán tan cerca que Saturno podrá parecerá como un satélite de Júpiter.

Según la Nasa, durante estos días de diciembre, y con más énfasis el día 21, se pueden observar ambos planetas. «Búsquelos en el suroeste en la hora posterior a la puesta del sol«, indicó la entidad. «Serán visibles en el mismo campo de visión a través de binoculares o un pequeño telescopio«, agregó.

Hay que decir, que es necesario que el cielo esté despejado, pues las nubes pueden dificultar la visibilidad del firmamento. La Nasa recomendó «encontrar un sitio con la vista despejada». Además, recuerde buscar un lugar sin mucha iluminación, pues desde los lugares con demasiada contaminación lumínica, como en grandes ciudades, no se puede observar bien el cielo nocturno.

 

Share This

Comparte esta pagina

Que se enteren también tus amigos!!!