2016 va a ser el año en el que la forma de jugar a los videojuegos va a cambiar de forma revolucionaria,  viajaremos al futuro viviendo experiencias virtuales. Nos meteremos «dentro del juego».

Un ejemplo de ello, es visitar unas termas romanas mojando nuestras manos en una fuente, visitando una mina, dentro de una jaula de buceo con un tiburón acechándonos y montando en una montaña rusa con caídas de vértigo.  Y para ello sólo tuvimos que ponernos unas gafas y mover nuestra cabeza y nuestras manos de un lado a otro.

Al principio, resulta rara la sensación de caminar sin mover los pies, ya que estamos engañando al cerebro y no sabemos muy bien si en realidad nos movemos físicamente o no, hasta que te acostumbras a la nueva perspectiva pasan unos segundos.

Aunque parece una vivencia muy personal que nos aísla de la realidad, está abierta a ser compartida con otros jugadores como apuntó Dave Ranyard, director de Sony London Studio, que presentó Playstation VR en Madrid Games Week con sus tres juegos disponibles: The London Heist, VR Luge y Deep.

Ranyard adelantó que estaban experimentando el juego social con la VR y también la jugabilidad asimétrica con Playstation Plus, es decir con la posibilidad que un jugador esté jugando con Playstation VR y otro jugador con la pantalla del televisor.

El director de Sony London Studio también afirmó que “la realidad virtual acercará a los videojuegos a todo tipo de público”, y como anécdota declaró que “a su madre le había encantado la experiencia”.

Share This