Esta elección puede ser más beneficiosa de lo que imaginas

De mayor quiero ser gamer”. Una de las frases que más agobio nos provoca a los padres. Y es que el desconocimiento sobre un sector en el que existe una brecha generacional tan pronunciada puede generar bastante estrés.

Es recomendable tener la mentalidad abierta y hacer un esfuerzo por conocer los entresijos de una industria que resulta parcialmente desconocida para muchos adultos nacidos antes de los ‘80.

Debemos conocer cuáles son los beneficios de jugar a los videojuegos.
– Los jugadores habituales muestran un mayor rendimiento en tareas de trabajo con respecto a la memoria de retención y manipulación de información en la mente para producir un resultado.
– Aquellas personas habituadas a interactuar con videojuegos destacan en dos de las soft skills (o habilidades blandas) más demandadas en el entorno profesional.
– Por un lado, disponen de una capacidad mayor de multitarea. Por otro, son más ágiles a la hora de reaccionar ante situaciones inesperadas y bajo presión.

Despejar las dudas más comunes sobre si realmente la exposición a los juegos de manera continuada puede llegar a crear una adicción.
No existe ningún hecho aislado y excluyente ligado al ámbito de los videojuegos que lo haga más perjudicial que cualquier otro hobby. Sino que, como cualquier actividad lúdica que se lleve al extremo, puede llegar a causar adicción en el usuario.

Una salida profesional con mucho futuro
Esta es una de las ramas que más empleos generan dentro de la industria cultural, siendo la única que no ha experimentado crisis.
En relación con estas cifras, existe un perfil de gamer, que además de ser jugador, se siente atraído por el ecosistema creador que hay detrás del desarrollo del propio videojuego.

Además, dado el carácter digital que acompaña a esta profesión, es muy frecuente encontrar en este sector diseñadores que trabajen en remoto para compañías internacionales.

Además, dado el carácter digital que acompaña a esta profesión, es muy frecuente encontrar en este sector diseñadores que trabajen en remoto para compañías internacionales con lo que su potencial de empleabilidad alcanza una dimensión muy atractiva.

En definitiva, las posibilidades de futuro que ofrece el sector gamer son amplias, pero se debe decidir con responsabilidad. Como padres debemos facilitar la elección investigando el sector, valorando las diferentes opciones desde una postura abierta.

 

 

FUENTE: EDUCACION 3.0

Share This