En este artículo te ofrecemos una serie de consejos sobre ergonomía y cuidado de la visión frente a pantallas de luz que debes transmitir a tus hijos, ya que son los que más horas pasan frente a los dispositivos móviles.

¿Le duelen los ojos a tu hijo cuando lleva mucho rato frente a la pantalla de su ordenador, tableta o smartphone? Si es así, podría ser un indicativo del cada vez más común “síndrome de las pantallas de visualización”.

El síndrome hace referencia a la fatiga ocular causada por el esfuerzo de uno o más músculos del ojo. Es una acción que se produce después de exponer al ojo a una misma posición durante un largo periodo de tiempo, ya que generalmente los ojos se tensan más rápido cuando están centrados en una pantalla o parte de la misma. Ocurre cuando centramos la capacidad ocular en las distancias cercanas y no en las largas, produciéndose un mayor riesgo de fatiga cuando rápidamente se cambia de visión de distancias cortas a lejanas.

Las actividades que suelen provocar la fatiga del ojo son: el uso desmedido del ordenador, leer desde un libro electrónico, ver la televisión o el uso de los smartphones y tablets.

Algunos factores externos como pueden ser la intensidad de la luz ambiental, malos ángulos de visión y sobre todo un mal ajuste del contraste y brillo de las pantallas luminosas, pueden aumentar la tensión puesta en los ojos.

Para evitarlo te proponemos desde aquí algunos pequeños y sencillos consejos muy útiles para que los tengas en cuenta y se los transmitas a tus hijos:

  1. Eliminar el número de horas de exposición: el primer paso es hacer un balance de las horas de exposición a pantallas luminosas y tratar de reducir el número a las más necesarias.
  2. Reducir el brillo o resplandor: ir a los ajustes de la pantalla y reducir el brillo del resplandor lo máximo posible para ver bien sin que afecte. Principalmente deben tener en cuenta esto los usuarios de Mac en teléfonos, Ipads y ordenadores. Ya que los dispositivos de Apple tienen un brillo especialmente alto.
  3. Usar gafas de corrección: asegurarte de que tienes la graduación de cristales ópticos adecuado. En el caso de no tener problemas de visión, siempre es bueno tener unas gafas de descanso, que ayudan a reducir el sobresfuerzo al que expones a los ojos.
  4. Tómate un descanso: trata de hacer mini descansos, para que apartes  la vista de las pantallas. Ejercicios como abrir y cerrar varias veces los ojos para ejercitar el parpadeo y hacerles descansar antes de volver al trabajo.
  5. Lubricar los ojos: Los ojos secos pueden ser un signo de tensión ocular. Dicha tensión puede producirse por no parpadear los suficiente. Para contrarrestar la tensión es adecuado usar colirios o lágrimas artificiales, hacia la mitad o finalización de la jornada de trabajo con pantallas.

Además de estos consejos siempre es necesario y obligatorio tratar de descansar los ojos el máximo de horas posibles durante la noche. Trata de atenuar las luces del hogar, para que al volver de la jornada laboral las luces sean agradables y no intensas.

Una posición correcta de la espalda y los brazos frente al ordenador así como estirar el cuello y masajear la nuca al finalizar el trabajo, son requisitos obligatorios para evitar dolores y para el correcto uso de los dispositivos luminosos.

Teniendo en cuenta estas recomendaciones podrás seguir usando tus pantallas de luz perfectamente sin riesgo de problemas de bienestar.

FUENTE: www.chaval.es

Share This